Un punto por aire y mar

x. r. c. VIGO

VIGO

M.MORALEJO

El Coruxo resiste sobre el manto de agua que anegaba el césped de Les Cayeles el juego aéreo de un Lealtad formado por gigantes

12 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Coruxo sumó un punto en Villaviciosa resistiendo con sus baterías antiaéreas el juego de ataque del Lealtad y adaptándose al inmerso charco del césped de Les Caleyes. Los verdes, pese a padecer bajas importantes, fueron un equipo sobrio en todo momento y el único pero es que con un jugador más en la última media hora, no terminaron de dar un paso adelante para buscar un triunfo que les acercase un poco más al codiciado segundo puesto del grupo de permanencia.

El Coruxo se midió a un equipo de gigantes comandados por Saha y sus 197 centímetros. Ante semejantes torres, estaba cantado que el plan asturiano pasaba por una sucesión de balones colgados hacia los dominios de un Alberto que no sufrió ningún agobio de consideración a lo largo de los 90 minutos. No obstante, la ocasión más clara del equipo de negro llegó en una mala cesión de Riki Mangana que interceptó el portero verde cuando Saha ya estaba a punto de contactar con el balón.