Compran parcelas virtuales de la calle del Príncipe, las islas Cíes y el estadio de Balaídos

La plataforma OVR subasta hasta por 162 euros hexágonos de realidad aumentada en Vigo


vigo / la voz

Bienvenidos a OVR Land, la tierra virtual de Vigo por la que los inversores están pagando hasta 162 euros por parcela. Algunos compradores han visto negocio en la realidad aumentada y apuestan por un futuro en el que los vigueses caminarán por la calle del Príncipe y visualizarán, a través de sus gafas de realidad aumentada o del móvil, a jugadores de la NBA haciendo sus mejores canastas o la publicidad de una marca de moda en escenarios exóticos. Desde hace dos meses, diversos expertos en finanzas y criptomonedas han comprado 80 parcelas virtuales en las mejores localizaciones de Vigo a la plataforma OVR.

El negocio consiste en revender ese terreno electrónico o alquilarlo a un comerciante para anunciar publicidad virtual o colocar una tienda solo accesible con gafas de realidad aumentada. Las calles y parajes más transitados y concurridos de la ciudad ya han sido copados por los inversores. El cartel de «vendido» se ha colocado en 80 terrenos virtuales de Vigo como la calle del Príncipe, las islas Cíes, la playa de Samil, el mejor banco de Rande o el estadio de Balaídos. Los postores pagan precios que, en la cotización de la criptomoneda OVR, rondan entre 46 y 162 euros. La mayoría de las compras en Vigo son recientes, casi todas desde febrero, la última de hace 3 días.

Este negocio inmobiliario digital surgió a principios de año, cuando la plataforma italiana OVR, vinculada a Silicon Valley y especializada en la realidad aumentada descentralizada, cubrió el globo terráqueo con una malla de 1,6 billones de hexágonos virtuales en formato NFT (cromos digitales, se usan para hacer arte virtual). OVR ha sacado a subasta cuadrículas de 300 metros cuadrados en todas las ciudades del mundo y ha vendido 184.731 parcelas, de ellas 21.000 en España. En las provincias de Pontevedra y A Coruña se adquirieron 280. De estas, 80 se compraron en Vigo y 49 en Pontevedra.

En el centro urbano de Vigo se han vendido 30 hexágonos, entre la Estación Marítima y Príncipe. En las Cíes se han adquirido otras 24 parcelas. Del estadio de Balaídos, se compraron 22.

Esta malla se denomina OVR Land (tierra de OVR) y está en subasta. Los postores que adquieren estos terrenos fantasma, que solo se pueden ver con gafas especiales o en la pantalla del móvil, pagan dicho suelo con la divisa digital OVR, la cual se ha revalorizado por diez en el último trimestre. En Madrid, los inversores abonan el equivalente a 50 y 60 euros por cada parcela virtual y en el centro de Vigo algunas cotizan ya a 162 euros, caso del Teatro AFundación, en la avenida de García Barbón o la Estación Marítima. También hay precios altos (120 euros) en los tramos de Príncipe entre el Marco y la sede del RC Celta. Una estimación revela que el valor actual de los 80 hexágonos NFT comprados en Vigo ronda los 8.000 euros.

Una vez que el propietario adquiere esas tierras virtuales de OVR Land, puede decidir qué tipo de experiencia vivirá el usuario que acceda a ella. Puede recibir pagos en tokens OVR por parte de los clientes, lo que también incluye a los anunciantes que desean interactuar con la parcela.

Los puntos de geolocalización comprados en Vigo son los más cotizados de la ciudad porque registran gran afluencia de peatones, clientes, hinchas o turistas.

Una vez que alguien es dueño de una de estas parcelas virtuales puede firmar contratos inteligentes para, por ejemplo, alquilar vallas de publicidad que solo verían los peatones que caminasen por la calle con unas gafas especiales o que visualizasen en la pantalla de su teléfono móvil.

El presidente de la Asociación Galega de Blockchain e IoT (Agalbit), Antonino Comesaña, explica que las mejores parcelas de Vigo cuestan cien unidades de la criptomoneda OVR (que cotiza a 1,93 dólares o 1,62 euros). «Si nadie concurrió a las pujas, los pudieron comprar por 100 OVR más el gas [comisión] del contrato», explica. «Si suponemos que, de media, se pagaron 100 euros por hexágono, el comprador que adquirió las 22 parcelas del estadio de Balaídos se gastó entre 1.500 euros y 4.000», indica.

Para generar una comunidad de usuarios, la plataforma OVR ha diseminado cofres del tesoro virtuales en NFT (cromos digitales) en sus hexágonos y premia a quienes los abran en el móvil.

El compostelano David Noya, miembro de Agalbit de Vigo, dice que el mercado de NFTs está en pleno auge y abarca también los videojuegos: «El jugador puede poseer ahora los objetos que con su esfuerzo y tiempo consigue dentro del videojuego como espadas, armaduras o criaturas. En Filipinas, muchas familias ya viven de los negocios virtuales».

El teatro de García Barbón cotiza como la Eiffel

OVR ha mapeado la ciudad de Vigo con hexágonos NFT (Non Fungible Token o tokens no fungibles, piezas únicas y coleccionables). Esta nueva tecnología ha creado todo un mercado de parcelas virtuales, espadas y armaduras de videojuegos y arte virtual. Los postores pagan en las subastas millones de euros por la primera columna periodístic o el primer tuit convertidos en formato NFT por ser piezas únicas.

Las parcelas NFT funcionan de la misma forma. El comprador se convierte en dueño de una pieza electrónica con la que puede comerciar. La venta más reciente en Vigo se hizo el pasado jueves. Un postor adquirió un hexágono de la Porta do Sol por 5,2 tokens de OVR (8,4 euros).

El lugar NFT más cotizado de Vigo es el teatro de AFundación en García Barbón. Un postor adquirió hace dos meses cuatro parcelas y pagó 400 tokens de OVR en conjunto. Si alguien quisiese recomprarlas tendría que pagar 672 euros. Dentro de estas parcelas, los espectadores podrían ver personajes o decorados virtuales mientras intervienen los actores de carne y hueso. El inversor ha adquirido este terreno en el teatro de ABanca al mismo precio que cotizan los que rodean la Torre Eiffel, en París.

Otra gran operación ha sido la compra de 22 terrenos virtuales en el estadio de Balaídos hace dos meses. Por la grada de tribuna se pagaron 27 tokens (43,1 euros). Las esquinas del estadio, con peor visibilidad, se vendieron a 10,3 tokens (casi 17 euros). El nuevo dueño podría alquilar su espacio a un anunciante y la publicidad solo la verían los hinchas que usen gafas o móviles.

La calle con más operaciones ha sido la del Príncipe. Hubo 12 compraventas en los dos últimos meses. Un inversor pujó 75,31 tokens de OVR (112 euros) por el espacio público entre la sede del Celta y Pull & Bear. Otro pagó 70,12 tokens (120,8 euros) por la parcela frente al Marco. Las últimas ventas en la calle más comercial de Vigo se hicieron hace 13 días y los postores lograron suelo virtual al precio de 4,4 tokens (7 euros). El mismo precio se pagó por un hexágono en la playa de Samil hace 12 días.

Otro postor abonó hace dos meses 100 tokens (160 euros) por una única parcela en la Estación Marítima. Quizás haya visto una oportunidad de negocio cuando regresen los cruceristas.

También se han comprado solares virtuales en la plaza de la Constitución a 11,59 tokens (18,3 euros). En la farola de Urzaiz se vendió un hexágono por 39 euros.

En las islas Cíes, se adquirieron 24 parcelas en la playa de Rodas, el muelle o el faro. El precio fluctuó entre los 27,6 tokens (44,2 euros) y los 76 tokens, en este caso por un terreno virtual cerca dela playa de Rodas (121 euros).

Una firma dirigida por venecianos cuyo portavoz es un futurista de Silicon Valley

La plataforma OVR creó una malla digital sobre el mundo físico hecha de hexágonos de 300 metros cuadrados, que denomina OVR Land (tierras de OVR). Hay más de 1,6 billones de hexágonos que cubren el planeta. Cada uno tiene coordenadas específicas y un nombre único representado por un triplete de palabras en inglés, por ejemplo: blue, sky y dream.

OVR está regulada por la Unidad de Inteligencia Financiera de Estonia y tiene una licencia válida de servicios de moneda virtual, el OVR con el que se pagan las tierras. Over Holding SL tiene su sede en Udine, en Italia, y OVRGlobal OÜ en Tallín, en Estonia.

El CEO de la compañía es el ingeniero informático italiano Davide Cuttini, un emprendedor especializado en inteligencia artificial y en el espacio de blockchain. Se formó en la Universidad de Udine y tiene su sede en Friul-Venecia Julia. El cofundador es su paisano Diego Di Tommaso, un consultor sénior de PwC licenciado en Teoría de la Filosofía y especializado en financias en la Universidad de Los Ángeles (UCLA). El número 3 y portavoz es Mattia Crespi, un evangelista de las tecnologías y un futurista afincado en Palo Alto, en California. Pertenece al Institute For The Future (IFTF) de Silicon Valley. Esta entidad es un think tank que se remonta a 1968 y que explora nuevas ideas e inventos. Otro miembro de la cúpula de OVR es Sean Ness, californiano y director de negocios de IFTF.

La plantilla de OVR es internacional y agrupa a arquitectos de 3D y Realidad Aumentada, diseñadores web, influencers y artistas virtuales.

Según explica la web de OVR, la propiedad de cada parcela está representada por un token no fungible (NFT) escrito en Ethereum (una divisa digital que permite escribir contratos inteligentes). OVRLand es un dominio web espacial tokenizado. Mediante el GPS y la visión computerizada, la aplicación OVR ofrece experiencias de realidad aumentada contextualizadas a la posición geográfica del usuario.

La compañía asegura que los propietarios de OVR Land tendrán el poder de decidir qué contenido se mostrará en su ubicación geográfica. Tendrán la capacidad de contextualizar experiencias personalizadas relacionadas con ubicaciones geográficas específicas, desde contenido estático en 3D hasta juegos, eventos, avatares y «cualquier experiencia que se atreva a soñar en su tierra virtual». Podrá intercambiar libremente sus parcelas entre usuarios de forma descentralizada.

 «Compré los terrenos en Madrid porque serán más rentables»

Antonino Comesaña (Vigo, 1974) es ceo de Bit4block y presidente de la Asociación Galega de Blockchain e IoT (Agalbit). En mayo, se convertirá en el primer criptocoach (entrenador personal de inversores en criptomonedas y fintech) de Galicia y «tercero o cuarto de España». Sigue de cerca las compras de hexágonos virtuales de OVR en Vigo y él mismo ha invertido en las de Madrid.

-¿Quién compró los hexágonos de OVR en el centro de Vigo?

-Varios inversores, pero prefieren seguir en el anonimato. Alguno no quiere comentar nada porque estaban en negociaciones con terceros. La mayoría compró token de OVR entre 0,05 y 0,20 euros y ahora ya está a 2. Han hecho negocio con la inversión en el token que es un retorno más a corto plazo. Los terrenos son una inversión a más largo plazo que solo tendrá sus frutos si OVR se consolida como líder. El proyecto lo conozco muy bien e invierto en él. Yo compré, pero no en Vigo sino en el centro de Madrid.

-¿Por qué en Madrid y no Vigo?

-En la web de OVR se puede ver lo vendido en el centro de Madrid. Está lleno de puntos azules, que significan parcelas compradas. Cualquiera entenderá por qué compré ahí, será más rentable con millones de visitantes. Puedo alquilar publicidad o montar un centro comercial virtual. La gente apuesta por zonas con gran tráfico de gente y turismo.

-¿Hubo subastas?

-Al principio, no. Me costaron entre 50 y 60 euros cada una. Yo suelo entrar en los proyectos cuando nadie los conoce, es donde es mejor la relación entre riesgo y recompensa. Ahora ya no compro porque el dinero lo tengo diversificado en proyectos y no quiero concentrar mucho en uno. A lo mejor OVR no es el proyecto ganador. Con los juegos y los NFTs hay gente que se está ganando la vida jugando.

-¿Se puede decir que usted es el dueño virtual de la Gran Vía o la calle Serrano de Madrid?

-En la aplicación OVR, sí.

-¿Dónde está el negocio de comprar parcelas virtuales?

-Eso ya te lo digo yo (risas). Si el proyecto escala esos terrenos estratégicos pueden valer muchísimo. Basta con pensar al principio de la era de Internet el que compró dominios como la red.com o coches.com y los revendió. Y si no quiere vender las parcelas puede ganar ingresos pasivos para el que lo quiera utilizar, haciendo publicidad o montando una tienda virtual.

-¿Cómó funciona el negocio?

-Supongamos que quiero invertir 500 euros en este proyecto de las parcelas. Pongo 300 euros en el token OVR y 200 en los terrenos. Con los 300 euros compré 3.600 tokens de OVR y con los 200, cuatro terrenos. Cuando el token llega a 2 euros vendo la mitad y obtengo 3.600 euros. Mi beneficio es de 3.000 euros y dejo el resto de la inversión a largo plazo por si el proyecto triunfa. Esa es mi fórmula. Recuperas lo invertido con algo de ganancia y dejas una reserva por si se dispara. No concentro mucha inversión en un proyecto, pongo semillas en muchos. Duermes tranquilo. Si se dispara, genial; si no, ya le has ganado dinero.

-Pero es arriesgado, mañana otra criptomoneda puede hacer sus propios hexágonos.

-Ese es el riesgo de estos proyectos. El esquema de negocio de OVR es el futuro, pero no quita que otro proyecto lo adelante. De todas formas, si alcanza una masa crítica importante el competidor que salga tiene que hacer comunidad. Bitcoin tiene un poder de hash rate [potencia de cálculo] y comunidad que saca tú otra criptomoneda que le iguale.

-¿Alguién llamó para recomprarle las parcelas de Madrid?

-Por ahora no. Cuando compras haces la verificación de identidad (KYC) con lo cual OVR sabe quién compra y si alguien está interesado le manda un email.

-¿Invirtió en terrenos de otras plataformas como aircoin o XYO?

- No, por ahora solo en OVR, es la que me gusta más. Si en vez de ser OVR un proyecto privado lo hiciera el Estado, un comprador podría tener la certificación oficial del gobierno o del ayuntamiento y sería lo máximo. Podrían cobrar por su venta, una línea nueva para cobrar impuestos.

-A algunos esto les recuerda a la venta de parcelas en el Sol.

-Y a otra donde le ponían tu nombre a estrellas.

-Si Google triunfa con sus gafas y lanza una cripto, ¿se haría con el mercado virtual?

-Sí, porque tiene recursos para todo pero la experiencia me dice que lo más fácil es que se compre el proyecto ganador y lo integre con sus gafas. Lo de las gafas es tiempo porque acabarán sustituyendo a los móviles. Google siempre hace lo mismo, con la caja que tienen se compran a quien les pueda hacer sombra y crecen más rápido. Lo que es gracioso es que cuando esto medre y sea negocio los gobiernos buscarán alguna manera de cobrarte una tasa virtual o algo así.

«La gente que ha hecho mucho dinero con los NFTs compró en 2020 o 2021»

Antonino Comesaña se ha especializado en las inversiones en nuevas tecnologías basadas en blockchain, la misma que sustenta a la criptomoneda bitcoin. «En mayo dejo la gestión de mi empresa a mis socios y me voy a hacer criptocoach para acompañar a la gente en el proceso de inversión. Estaré aprendiendo sobre los proyectos nuevos que van saliendo; es una tarea que te lleva de 5 a 8 horas diarias». ¿Qué recomienda a un inversor? «Hay unas oportunidades enormes, pero te tienen que asesorar y conocer un mínimo de normas de seguridad. La curva de aprendizaje es compleja pero el premio es importante. Ahora en el mercado está entrando mucho dinero en proyectos pequeños. Cuando llegue el criptoinvierno no se podrá hacer porque todo cae», dice. A la pregunta de hacia dónde va ahora el dinero, responde: «Con los NTFs se puede ganar mucho si sabes qué comprar, pero con los juegos el futuro será poder jugar y que te paguen por ello, es el sueño de cualquiera. La gente que ha hecho mucho dinero con los NFT compró el año pasado o a primeros del 2021. Yo prefiero las criptos porque tienen más liquidez y con las DEFi les puede sacar un dinero extra». 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Compran parcelas virtuales de la calle del Príncipe, las islas Cíes y el estadio de Balaídos