La Carretera Vella de Madrid lleva al precipicio

Una valla sin reparar desde hace meses, tras un accidente, pone en peligro a los peatones en esta zona de Vigo


vigo / la voz

Caminar por la acera a lo largo de la Carretera Vella de Madrid se ha convertido en un ejercicio de riesgo por la falta de mantenimiento y de un plan de reparaciones. Vecinos de la zona cuentan que en noviembre un vehículo invadió el tramo peatonal, se llevó por delante una valla y aterrizó sobre una finca. Desde entonces el hueco sigue ahí, esperando que se vuelva a restituir este elemento de seguridad necesario en un tramo donde hay un desnivel de unos cuatro metros de altura.

La Policía Local ha colocado un precinto a lo largo de los seis metros de longitud que han quedado expuestos a la pendiente para advertir a los peatones del riesgo de caída. Los viandantes que pasan por este lugar lo hacen al borde de un precipicio y no entienden cómo, después de tantos meses, la situación se encuentra como al día siguiente del accidente.

No es el único lugar peligroso a lo largo del tramo peatonal. Más abajo, a la altura de una residencia de ancianos, se ha producido un desprendimiento de tierra y la acera ha quedado en lo alto de un barranco a medio caerse. Los usuarios no se atreven a pasar por este lugar, por lo que saltan a la carretera.

La ausencia de vallas de protección también hace unos metros más adelante que los peatones tengan que pasar por una zona con un mucho desnivel que les produciría daños en caso de caída. Algunas losetas levantadas y la vegetación que crece entre el asfalto hacen ver que no se trata de una zona muy cuidada.

Reparación

Los vecinos urgen a la Xunta y al Concello que se pongan de acuerdo para poner una solución a estos problemas. Reclaman que se tenga en cuenta que se trata de una zona muy transitada sobre todo por jóvenes estudiantes, dado que el vial sirve de acceso a los institutos Valle Inclán, Ricardo Mella y al centro de formación profesional Manuel Antonio. Incluso hay usuarios que llegan caminando por esta carretera hasta el parque comercial y el hospital Meixoeiro. También hay una escuela de cocina y diferentes empresas que hacen que sea un área con mucho movimiento.

Oficialmente, esta carretera de dos kilómetros y medio que une la zona del Seminario con el Meixoeiro pertenece a la Xunta. En el año 2002 aprobó un proyecto para convertirla en tramo urbano con una inversión de 4,1 millones de euros. La administración autonómica quiso transferir al Concello este vial en 2005, pero la entonces alcaldesa, Corina Porro, rechazó la transferencia por la deficiente situación en la que ya se encontraba la calle por aquella época.

Ambas administraciones ya han polemizado en torno a quién tiene las competencias sobre este vial. Hace años se produjo un socavón y el Concello requirió a la administración autonómica que se hiciese cargo del arreglo. Al final fue la administración local la que tuvo que reparar la calzada por la vía de urgencia. El alcalde, Abel Caballero, anunció entonces que haría repercutir los costes a la Xunta, a la que considera responsable del tramo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Carretera Vella de Madrid lleva al precipicio