La vacunación masiva del Ifevi, entre el cronómetro y los trucos para ir más rápido

La inmunización exprés de 29.000 personas ha comenzado a toda velocidad en Vigo, pero sin aglomeraciones; más de 100.000 personas del área de Vigo tienen ya la primera dosis

Xoán Carlos Gil (fotos)
Vigo

La venezolana Iris Yolanda Tineo Rodríguez no despega el ojo de su teléfono móvil. Sentada en una silla de plástico en medio del recinto ferial de Vigo (Ifevi), la pantalla del aparato muestra un cronómetro que ya corre más allá del minuto 10. Después de ponerle la inyección del fármaco anticovid, a Iris le han dicho que espere 15 minutos sentada en una silla por si acaso hay alguna reacción, y se ha propuesto ser rigurosa. 15 minutos. 900 segundos. Exactos. «Tengo que tomar el bus, que se va», se justifica ella. 

Las prisas no le quitan las ganas. «Yo tomo muchas precauciones», evidencia señalando las dos mascarillas quirúrgicas azules que lleva puestas y que parecen nuevas. Pero no solo es el miedo al contagio, es que además, tiene «dos niños especiales», dice, de 31 y 32 años. Ella tiene 65. Viven los tres juntos y por eso, o más bien por ellos, estaba deseando que llegase el día de hoy. Esta tarde ha tenido que poner el cronómetro en el móvil, pero mentalmente ya tenía activada una especie de cuenta atrás, contando los días que le faltan para que le pinchen en el brazo. ¿Quién no la lleva?

Igual que en otros puntos de Galicia, el recinto ferial de Vigo acoge desde este martes por la tarde la vacunación masiva contra el covid. Están citadas personas de entre 60 y 65 años, mientras que entre el jueves y el domingo irán las de 75 a 79. En total, 29.000 pacientes, para los que se han establecido 21 líneas de vacunación y un enorme circuito para hacer cola sin que se produzcan tumultos. Esta tarde a primera hora, muchos se habían adelantado a la hora a la que el Servizo Galego de Saúde los había citado, pero no se produjeron grandes aglomeraciones, porque las filas recorren toda una inmensa nave del recinto ferial. Los citados pueden identificarse con su tarjeta sanitaria o con su DNI. «Pero vaise máis rápido se levas o QR e está ben que a xente o saiba», indica Helena Pérez, una usuaria de 65 años, mientras espera los quince minutos de rigor. 

Este martes estaban convocadas 4.400 personas. En cada línea de vacunación hay una enfermera pinchando y otra introduciendo datos en el sistema. Van a un ritmo de una persona cada dos minutos.

Desde el jueves serán 7.000 al día. «Estaba un pouco nerviosa polo que se vai lendo sobre AstraZeneca, pero tiña ganas», dice Helena. Su marido es profesor y ya se vacunó con la primera dosis, de manera que en su casa la mitad ya han empezado el proceso de inmunización.

«De maravilla», resume contento Pedro Iglesias, recién jubilado. «Había mucha cola, pero es normal». En su casa viven cinco personas, el matrimonio con tres hijos. Los tres trabajan de cara al público, así que él estaba deseando recibir la inyección. Tanto, que «ni me enteré», dice. Él, como el resto, destaca «lo bien organizado que está todo». El circuito ya se probó en aquella experiencia de sábado por la mañana en la que se vacunó a gente de 50 a 55 años porque sobraban viales. Y se probó también, aunque con algunos cambios, en un cribado masivo con test de antígenos.

El Sergas optó por el Ifevi antes que por vacunar de manera masiva dentro del Cunqueiro porque, según explica el gerente del área sanitaria, Javier Puente, «en el hospital tenemos tres zonas, las aulas de docencia, la zona de consultas y el covidauto, y al ser tres zonas era más ineficiente». Puente se refiere a que hay servicios de apoyo, desde una zona de preparación de las dosis hasta otra de almacén pasando por las dos zonas de control de los efectos en los ya vacunados. Al concentrarse todo en un mismo punto, se pierden menos recursos, dice. «Si es necesario, ampliamos», explica el gerente, señalando las otras naves del recinto ferial. 

2.000 dependientes

Estos días está comenzando también la vacunación de los mayores de 80 que son grandes dependientes y no tienen movilidad. En este caso las enfermeras van a los domicilios a inocular el fármaco. Tendrían que haberse vacunado al tiempo que los mayores de 80, pero quedaron pendientes. El gerente calcula que en el área de Vigo hay unas 2.100 personas. Las listas todavía no están depuradas, pero Puente explica que se llamó a todas las casas y se fue apuntando a las personas que pidieron ser inmunizadas en su casa.

Hoy se vacunó en los centros de salud de Redondela, O Porriño, Taboada Leal, Matamá, Lavadores y Sárdoma. Fueron unas 80 personas, según explica una fuente oficial del Sergas. Este proceso es mucho más lento que el del Ifevi.

100.000 vacunados

Sin contar con las vacunas que se pongan este martes, el Sergas ha comunicado que un total de 101.871 personas han recibido al menos una dosis de alguna de las tres vacunas disponibles (Pfizer, Moderna y AstraZeneca). Esto significa que el 18 % de la población del área ya tiene alguna dosis, y algo más del 20 % si no se cuenta a los menores de 16 años, para los que de momento no hay ningún medicamento disponible. 

De esos 100.000, hay 31.346 que ya tienen las dos dosis. Esto incluye a las personas que viven o trabajan en las residencias de ancianos y también a la mayoría del personal sanitario.

Entre las personas de más de 80 años hay 33.275 personas con la primera dosis.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La vacunación masiva del Ifevi, entre el cronómetro y los trucos para ir más rápido