Jornada de protesta en la flota gallega: «Somos pescadores, non delincuentes»

VIGO

Cedido

Marineros de A Guarda, Baiona, Vigo, Arcade, Redondela y O Morrazo secundan la jornada de protesta contra el nuevo reglamento de control de la Unión Europea

27 mar 2021 . Actualizado a las 00:43 h.

La pesca artesanal de Vigo y su área secunda hoy la jornada de protesta contra el nuevo reglamento de control que planea la Unión Europea. La flota de bajura está amarrada y, en los puertos de toda la ría han sonado las bocinas de las embarcaciones que se concentraron para visibilizar su rechazo a la normativa que se proyecta. «Non ó regulamento de control da Unión Europea. Somos pescadores, non somos delincuentes», dicen las pancartas desplegadas en varias embarcaciones de Baiona, donde se concentraron un nutrido grupo de barcos de la Cofradía A Anunciada.

Su patrona, Susana González, indicó que tienen 70 barcos de artes menores y unos 180 afectados entre marineros y armadores por esta nueva normativa que se pretende implantar. «Os xeolocalizadores non teñen sentido nos nosos barcos porque todos traballan ao lado da costa e no do marisqueo a flote non serven para nada porque traballan todos xuntos», indica la patrona. Otra de las medidas que desata la polémica es la de la obligación de declarar las capturas antes del desembarco del producto.

«Obligaría ás nosas pequenas planeadoras a levar diario de pesca a bordo. É inasumible porque as planeadoras non teñen nin puente para gardar documentación», recuerda Susana González. La patrona indica que en la bajura y en las artes menores, ahora ya se está haciendo una declaración de capturas nada más llegar a puerto, porque hay que oesar toda la mercancía y hacer las guías, «polo que as capturas xa están controladas».

En el mismo sentido se posiciona Gonzalo Reinoso, patrón mayor de la cofradía de Arcade, que secundó el paro y participó con las de Redondela y Vilaba en una concentración en las inmediaciones de la ensenada de San Simón. «Pídennos requisitos inasumibles para a flora artesanal, como diarios de abordo ou cámaras de vixianza que, ademáis de non ser necesarios, non podemos costealos nin levalos nas nosas embarcacións», apunta Reinoso.