Míchel Alonso estalla contra la liga

El sistema de competición, los parones, la leonina fase de permanencia y no tener en cuenta la clasificación del año anterior llevan al entrenador del Coruxo a explotar


vigo

Míchel Alonso, el técnico del Coruxo, dijo en alto lo que muchos piensan, especialmente en el gremio de entrenadores y en el mundo del fútbol. «Esta liga é atractiva para a xente, pero para os equipos é unha puta merda», espetó, y mordiéndose la lengua, en la sala de prensa de Pasarón. El día después rebajó el tono —«esto no tiene sentido, se mire por donde se mire»— pero sigue pensando igual, máxime cuando el mismo domingo por la noche se enteró que tendría que jugar el miércoles el partido aplazado ante el Racing.

Míchel justifica su lapidaria frase en cuatro argumentos: el sistema de competición, no tener en cuenta la clasificación del año anterior cuando ellos fueron quintos, los reiterados parones por covid-19 y temas de calendario y la leonina fase de permanencia que les espera con solo dos plazas de salvación para ocho equipos. Los verdes, tras un curso 19/20 casi perfecto, corren el riesgo de poder bajar dos categorías de golpe (de la tercera a la quinta).

LA TEMPORADA ANTERIOR

Sin tener en cuenta la clasificación

Lo viene repitiendo Míchel desde el verano pasado: el Coruxo fue uno de los grandes perjudicados del café para todos federativo. A ellos nos les sirvió de nada la quinta posición que ostentaban en el momento de la suspensión de la Segunda B por la pandemia. «Nos valoraron como al que quedó de último. El año pasado no contó nada», comenta el técnico antes de trasladarse al presente: «Y ahora, motivado por que premiaron a equipos con el ascenso pero no descendieron a ninguno, nos vemos en esta situación que parte de la toma de decisiones del año pasado».

SISTEMA DE COMPETICIÓN

Una primera fase que marca toda la temporada

La primera fase, de 18 partidos, es la que decide si un equipo lucha por ascender, por permanecer o corre el riesgo de perder dos categorías. Una liga al galope marcada por los parones y las suspensiones. Los verdes comenzaron mal la temporada, les costó arrancar, tuvieron malos resultados a domicilio y ahora están abocados al grupo de permanencia. Una competición tan corta no otorga margen de reacción.

LAS SUSPENSIONES

Dos semanas sin jugar y, de repente, dos partidos en tres días

El confinamiento por casos de covid-19 de jugadores del Racing, unido al parón previsto en el calendario, hizo que el Coruxo estuviese 15 días parado y ahora tiene dos partidos en tres días, el que jugó y perdió en Pontevedra y el de mañana con los ferrolanos. «Los parones siempre te desconectan un poco y el propio sistema de competición hace que tengas que jugar dos partidos ahora seguidos cuando lo más lógico seria hacerlo el fin de semana para no perjudicarnos en una situación a la que somos ajenos. Tendríamos que jugar el partido el día 21 para hacernos el menor daño posible». Los verdes se enteraron el domingo por la noche que jugaban el miércoles, lo que les impide recuperar a jugadores que estaban entre algodones.

LA FASE DE PERMANENCIA

Solo dos de los ocho equipos se salvan de la quinta categoría

El Coruxo lucha ahora por quedarse en la Segunda RFEF, que pasará a ser la cuarta categoría del fútbol español, pero corre el riesgo de irse a la quinta. En la segunda fase solo se salvan los dos primeros (y los mejores terceros) de un grupo de ocho, lo que les obliga a sumar el mayor número de puntos, ya que se arrastran. «Llevamos muchas semanas pensando en hacer los máximos puntos posibles. Por cómo fue la primera vuelta, teníamos un objetivo, que era llegar a 20, y ahora tenemos la opción de poder pasarlos». El miércoles podrían alcanzar ese primer reto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Míchel Alonso estalla contra la liga