O Marisquiño se suspende y abandona Vigo tras recortarse su financiación en un 70 %

La organización plantea su futuro fuera de Galicia

9/08/2019: O Marisquiño vuelve a volar. El festival vigués vuelve a celebrarse tras el accidente de agosto del 2018
9/08/2019: O Marisquiño vuelve a volar. El festival vigués vuelve a celebrarse tras el accidente de agosto del 2018

Vigo / La Voz

En el pasado existió la amenaza pero ahora ya se ha convertido en una realidad: O Marisquiño se marcha de Vigo. El festival urbano, con casi dos décadas de existencia en sus pedales, era todo un referente del sector y cada año ganaba popularidad hasta que se convirtió en una de las grandes citas multitudinarias de la ciudad en verano. 

La empresa promotora, Factor Ulises, ha argumentado esta decisión en «la imposibilidad de obtener apoyos institucionales suficientes para mantener el evento con unas mínimas condiciones de calidad y seguridad admisibles para la organización».

Según su versión, problemas de financiación, de apoyo institucional y otros obstáculos técnicos, como las obras en As Avenidas tras el accidente del verano del 2018, impedían la realización de las Copas Mundiales de Skate, Dirt Jump y Basket 3x3 además del BMX que eran una de las señas de identidad del festival.

La situación pone sobre la mesa un replanteamiento del futuro del festival, que no volverá a celebrarse en Vigo en el futuro «dadas las dificultades que la organización ha encontrado en los últimos años para mantener su apuesta por celebrar el evento en la ciudad pese a sus grandes esfuerzos por conseguirlo».

Hasta hace poco se barajaban diferentes opciones para el festival, con o sin público en función de la evolución de la pandemia. Sin embargo, el anuncio del Concello de Vigo de que recortaría un 70% de la partida para el evento, que incluía además la aportación realizada por la Diputación, ha supuesto un golpe demasiado duro. «Este enorme recorte en la financiación institucional, sumado a las incógnitas sobre el apoyo de la Xunta al evento y a las dificultades técnicas por las obras en curso por parte de la Autoridad Portuaria que impiden la celebración del Dirt Jump en As Avenidas» ha llevado a la organización a tomar la «difícil decisión» de no celebrar el festival por segundo año consecutivo.

Pese a que desde la organización entienden que la pandemia ha supuesto un cambio de prioridades en cuanto al destino de los fondos públicos, recuerdan que no pueden permitirse «afrontar un segundo año consecutivo de pérdidas, ni tampoco continuar con la incertidumbre de saber cuándo será posible organizar de nuevo en Vigo un evento con las necesidades que implica O Marisquiño». Los patrocinios privados también han experimentado una considerable caída y el apoyo institucional era más necesario que nunca en esta edición, señalan.

¿Cómo empezó?

El festival, uno de los más famosos del panorama estival de Vigo, arrancó de forma discreta en el 2001 en la pista de skate de Samil. Allí fue creciendo hasta que en el 2007 dieron el salto al entorno del Náutico, cuando Abel Caballero era presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo. Desde entonces el evento no dejó de crecer y cada año fue trascendiendo más allá de lo deportivo.

La oferta musical era otro de sus grandes atractivos, inicialmente los conciertos se ubicaron en el muelle de cruceros, luego hasta la Praza do Rei y posteriormente a la Praza da Estrela. En 2018 el lugar elegido fue el espacio junto al edificio administrativo de la Xunta. Ese fue el año del accidente, cuando parte del suelo en el que miles de personas disfrutaban de una noche de música se desplomó, dejando más de trescientos heridos. 

En los últimos años, desde la organización y las administraciones implicadas apuntaban a que cada año lograban la visita de más de 160.000 personas.   

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

O Marisquiño se suspende y abandona Vigo tras recortarse su financiación en un 70 %