Malestar en Sampaio por la falta de presión del agua: «10 minutos para llenar un vaso»

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

La calle Rosal Florido y las aledañas se quedan sin servicio los fines de semana

20 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Llega el fin de semana y también el sufrimiento para cientos de vecinos de Sampaio. Abren los grifos de sus casas y apenas sale un hilillo de agua que no sirve para nada. Los residentes de la calle Rosal Florido y otras aledañas de esta parte alta del municipio padecen constantes cortes y caídas de presión del abastecimiento de agua. Esta situación se repite también a lo largo del resto de los días de la semana. La falta de fuerza del agua les genera incomodidades de todo tipo. Desde no poder lavarse, hasta no tener agua para lavar los platos ni para que funcione una lavadora. Los cortes de agua estropean los electrodomésticos porque cuando regresa lo hace con mucha suciedad.

Los vecinos están cansados de dirigirse tanto a la concesionaria Aqualia como al Concello para demandar una solución, puesto que pagan las tasas igual que cualquier otro abonado vigués y no consideran que sean económicas. La Voz se puso en contacto con el Concello para preguntar por esta cuestión y tampoco hubo respuesta.

El problema ya es antiguo. Ángeles González, vecina de la calle Rosal Florido, afirma que al llegar al mes de marzo se quedan sin agua. Lleva diez años poniendo reclamaciones y la contestación siempre es la misma, que están al corriente y que se solucionará. Ya han llegado al límite porque desde diciembre hasta ahora los cortes son continuos. «No puedes llevar un vaso de agua, tardas diez minutos en hacerlo», protesta.