Un vigués en la cocina del campeón

Jonatan Giráldez ejerce de segundo entrenador en el Barça femenino, con el que acaba de ganar la Copa de la Reina, su cuarto título desde el 2019


vigo

En el páramo del fútbol femenino vigués Jonatan Giráldez Costas (Vigo, 1991) representa una luz para la esperanza. Jonathan vive su tercera temporada como técnico asistente en el FC Barcelona y el pasado fin de semana alzó su cuarto título, la Copa de la Reina de la temporada anterior. En su palmarés ya tiene una final de Champions y solo le queda por derribar el último peldaño para levantar la orejona como segundo de Lluís Cortés.

Giráldez Costas se fue a Cataluña nueve años atrás, cuando tenía 20, después de jugar en equipos como el Sárdoma, Areosa, Coruxo y Matamá, en donde también dio sus primeros pasos como técnico. Lo hizo para terminar la carrera de Ciencias del Deporte que había iniciado en Pontevedra.

Jonatan daba ese paso para enfocar su futuro en el fútbol, pero en el alto rendimiento, no en la docencia, y la apuesta le salió redonda. Hizo prácticas en el Espanyol y, al acabar, la Federación Catalana de Fútbol le contrató. Primero, como analista; luego, como preparador físico y a partir de la segunda temporada, como seleccionador de la sub-12 masculina, con la que jugó un Campeonato de España en Vigo.

Para entonces ya combinaba el oficio de primer entrenador con el de asistente de Cortés, su jefe ahora en el Barça, y de Natalia Arroyo, en estos momentos al frente de la Real Sociedad, y cuando a Lluís le ofrecieron la dirección del primer equipo culé, le llamó para ser su asistente. Era enero del 2019.

Y en el Barça encontró su paraíso, porque los azulgranas no solo le han dado la posibilidad de vivir de su gran pasión, el fútbol, sino que además coleccionar títulos y participaciones en grandes torneos. Por el momento, en su palmarés aparece una liga, una Copa del Rey, la Supercopa y la Copa Cataluña. Además, ya vivió una final de Champions el primer año, un hecho histórico para la entidad, y el curso pasado se quedaron en semifinales. Hoy conocerán su rival en los octavos de final de la presenta edición.

A cambio, nota que las exigencias son totalmente diferentes a las que tenía en Vigo y en la FCF. Por ahora tiene contrato hasta el 30 de junio, pero su deseo es continuar. Las renovaciones dependen del rendimiento y el del actual cuerpo técnico no puede ser mejor.

Desde su rol de segundo entrenador, Jonatan se encarga de organizar la semana de entrenamientos a nivel de contenidos con especial hincapié en los aspectos que se deben trabajar para mejorar al equipo y preparar de la mejor manera el siguiente partido, el diseño y la dirección de tareas durante los entrenamientos. También se encarga de un plan de mejora que llevan a cabo a nivel individual con las jugadoras tanto durante el entrenamiento como después, con el apoyo del vídeo. El balón parado completa sus cometidos. Para ello, cuenta con la más absoluta confianza por parte de Cortés.

Todo, con un método de juego en el que cree ciegamente. Su patrón pasa por que sus equipos tengan siempre la iniciativa, lo que no significa jugar siempre en corto, sino buscar los puntos débiles del rival. Con un plantel de calidad, por norma superior a los rivales en manejo técnico, se decanta por una idea de juego asociativa, asumiendo el control del partido y teniendo preparado a su equipo para recuperar el balón tras pérdida para volver a tener el balón.

Este trabajo parece satisfacer por completo a Jonatan, que aprovecha el momento para aprender y empaparse trabajando al lado de los mejores en su primera experiencia en el alto rendimiento, pero eso no descarta que en un futuro este vigués que triunfa en el Barça pueda volver a ejercer de primer entrenador, una opción que todo técnico tiene siempre latente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un vigués en la cocina del campeón