El alto precio de los alquileres lleva al cierre a doce comercios del Príncipe

Un local de cien metros ronda los 5.000 euros. Se negocian rebajas de hasta el 30 % para detener la sangría


vigo / la voz

Los comerciantes de la calle del Príncipe están negociando a la baja sus alquileres que alcanzan un precio superior a los cinco mil euros por un local de cien metros cuadrados, según confirma el empresario inmobiliario Jesús González Besada. Debido a la pandemia, los ingresos se han desplomado un 50 % de media, según corroboran comerciantes que tienen negocios en lo que hoy día sigue siendo la milla de oro de la ciudad.

Besada asegura que el cierre de C&A por la falta de rentabilidad a causa de los altos alquileres ha marcado un punto de inflexión. «Muchos están negociando una rebaja de alquileres que puede llegar al 30 %». «La gente no tiene dinero par alquilar y por eso se están rebajando los precios», añade el inmobiliario que indica que las calles Príncipe y Urzaiz son las mejores. De hecho en Príncipe se han pagado hasta 60.000 euros, según fuentes del mercado por grandes locales de varias plantas. Pero ahora los tiempos no permiten hacer tanta caja como para que estas rentas se puedan pagar.

La empresaria María José Domínguez Tato ha tenido suerte y ha arriesgado en diciembre abriendo una tienda de moda urbana, Lenag Nazaki, de 140 metros cuadrados. «Al principio me pedían 6.000 euros pero después de negociar la renta ha quedado en 4.000. Me ofrecieron abrir en Vialia, pero prefiero la calle del Príncipe porque es un sitio despejado y se puede pasear sin problema. Domínguez Tato ocupa el local que en su día tuvo alquilado Purificación García, que decidió cerrar sus tienda a pie de calle en Príncipe y Urzaiz y quedarse tan solo con un espacio de venta en El Corte Inglés.

En Príncipe se pueden contar una docena de establecimientos cerrados, algunos de ellos con un cartel de: Se alquila. «Algunos locales son grandes pero muy caros», corroboran en una de las boutiques de la zona. En las galerías Durán hay varios negocios que están a punto de echar el cierre. Uno de ellos es Ascott. El nombre de la tienda obedece a que vende tocados para bodas y ceremonias. Ahora con el covid se están retrasando y la dueña no puede hacer frente al alquiler así que en unos días bajará la persiana. «La propietaria del negocio buscado otro local a pie de calle pero las rentas están muy altas, así que de momento no va a retomar al actividad», asegura Dolores Suárez, empleada de la tienda que ahora se va a quedar sin trabajo a pesar de que en diciembre logró duplicar las ventas de un mes normal.

El dueño de Dimikelo, una tienda especializada en calzado, señala que para que rebajen el precio del arrendamiento hay que acreditar una disminución de ingresos del 75 %. Y si tienes una bajada de este tipo, pues cierras porque no lo puedes sostener así que las ayudas al alquiler son una trampa». Además, las ayudas son para los grandes tenedores de locales, que posean más de diez establecimientos. Durante estos meses las únicas subvenciones que ha recibido han sido los descuentos de la tasa de basura durante los meses de confinamiento. Pero en esta tiempo la facturación disminuyó a la mitad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El alto precio de los alquileres lleva al cierre a doce comercios del Príncipe