El Coruxo paga un gol tempranero y la expulsión de Crespo

área 11 ZAMORA

VIGO

M.MORALEJO

Los vigueses no jugaron un mal partido, pero encadenan dos derrotas en el 2021

18 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Pese a completar un buen partido y no cometer apenas errores, el Coruxo cayó derrotado a domicilio ante un Zamora más efectivo que se coloca segundo en la tabla clasificatoria. A los vigueses les penalizó mucho encajar un gol tempranero, porque aunque después incluso jugaron mejor que su rival, no lo supieron traducir en goles. Tras el descanso los visitantes apretaron con todo y generaron ocasiones para empatar, pero no lo hicieron y a la hora de partido la expulsión de Crespo y el segundo tanto local significaron la sentencia.

El Zamora sorprendió al Coruxo con una salida muy fuerte y ambiciosa que daría sus frutos con un gol tempranero cuando todavía no se había cumplido ni cinco minutos de juego. En el tres botaba una falta lateral desde el costado izquierdo y un Pina completamente libre de marca se imponía por arriba para peinar el esférico con mucha intención y alojarlo en las redes sin que el portero coruxista pudiese hacer nada por evitar el gol.

El tanto encajado no le sentó nada bien a un equipo visitante que quedó grogui y que bien pudo recibir un segundo gol apenas tres minutos más tarde de nuevo en una acción de estrategia, esta vez desde la esquina con remate final de tacón de Adri Crespo y parada de un Amigo que sacó con apuros de nuevo a córner. Sin poder salir de su terreno de juego y obligado a defenderse en exclusividad, en el once el Coruxo volvía a ver cómo el local Dani Hernández rozaba el poste en otro remate que bien pudo terminar en la red.

A partir del cuarto de hora el once vigués consiguió equilibrar la batalla en el centro del campo por el control del cuero y eso le permitió tener más la pelota y durante más tiempo, impidiendo que el equipo se descompensara en lo defensivo y dejara tantos huecos como en el comienzo. Poco a poco, los visitantes fueron saliendo de la cueva y aunque bien es cierto que apenas sí inquietaron el marco oponente, sí se proyectaron más en ataque, exigiendo a los locales mayor atención defensiva.

A la vuelta de los vestuarios, los de Míchel Alonso salieron con la clara intención de conseguir el empate y durante los primeros diez minutos se jugó en terreno de juego local, sin grandes ocasiones, pero con constantes acercamientos del recién incorporado Cárcaba. Sin embargo, poco antes de cumplirse la hora de partido, Crespo veía la segunda amarilla y la roja (la primera se la enseñaron poco antes por protestar) y eso supondría un punto de inflexión en el encuentro. Más todavía cuando apenas cinco minutos más tarde, el Zamora volvía a golpear por segunda vez y prácticamente finiquitaba el resultado. A la salida de un córner, el local Vallejo enganchaba un gran disparo raso y ajustado al palo que Amigo no podía rechazar y la pelota se colaba en la red para desgracia de los gallegos.

A partir de entonces y hasta el final, el partido tendría menos intensidad, pues los zamoranos se dedicaron a esconder la pelota todo lo posible, aunque para ello se abusara del pase horizontal. El Coruxo no cejó en su empeño de hacer gol y Cárcaba estuvo muy incisivo y fue todo un incordio para la zaga local, pero su soledad en la punta del ataque no le benefició y por otro lado el correr del reloj iría dejando su factura en lo físico a todo el equipo, que además jugaba en inferioridad numérica.

?

Mapisa; Conejo, Íñigo Pina, Adrián Crespo, Coque (Mese, min. 80); Vallejo, Juanan (Sergio García, min. 30) (Prieto, min. 80), Ramos, Dani Hernández; Perero (Valentín, min. 80) y Herrera (Escudero, min. 66).

?

Amigo; Mangana, Crespo, Aitor Aspas (Cárcaba, min. 46), De Vicente; Silva, Mateo, Manu, Jacobo Trigo; Andriu, Ares (Rivera, min. 46).