La ola de frío desata un aluvión de peticiones de fes de vida para tramitar el bono energético

El Registro Civil despacha en Vigo mil en un mes, la mayoría de pensionistas


Vigo / la voz

La ola de frío ha impulsado a cientos de pensionistas vigueses a acudir a las ventanillas del Registro Civil a pedir una fe de vida. Se trata de un certificado que prueba que están vivos, un requisito que las compañías eléctricas requieren para conceder el bono energético. Esta rebaja del recibo de la luz se otorga a las familias más desfavorecidos. El registro despachó mil fes de vida en un mes y fuentes jurídicas a esta oficina indican que «ahora hay un aluvión de peticiones». Recalcan que «hay muchas peticiones por el bono energético».

Estos bonos ofrecen un descuento en la factura de la luz a los clientes de renta baja y que sufren pobreza energética para sobrellevar los rigores del invierno y puedan financiarse la calefacción y los radiadores. Los descuentos oscilan entre el 25 y el 40 % de la factura. Llega a los más vulnerables y a los hogares con riesgos de exclusión.

En general, quienes piden la fe de vida son pensionistas y eso es por varios motivos. La Seguridad Social les requiere cada cierto tiempo a los beneficiarios de una pensión que prueben que siguen vivos para prevenir los fraudes. El mismo certificado exigen aquellos gobiernos extranjeros que sufragan las jubilaciones de los emigrantes vigueses que retornaron a España.

Mayores y brecha digital

La mayoría de las fes de vida se expiden por ventanilla y no por Internet porque muchos pensionistas de avanzada edad sufren una brecha tecnológica. El Registro Civil de Vigo les permite solicitar la cita previa por teléfono o hacer cola en el mostrador porque los funcionarios son conscientes de que estas personas mayores se manejan mal o no saben acceder a las redes sociales ni a las páginas web del Ministerio de Justicia.

A veces, en la ventanilla se ven ancianas con dificultades para entender las instrucciones de los impresos oficiales o señalar las casillas que les indican. Obligarles a pedir cita por Internet sería «inviable» y agrandaría la brecha digital entre estos ciudadanos y la Justicia, razón por la que les siguen atendiendo presencialmente.

El alto número de fes de vida al mes también tiene otra explicación: el Concello dejó de expedirlas después del verano, por lo que la carga de trabajo recae en el Registro Civil y «se ha incrementado». Para los expedientes de nacionalidad y de matrimonio se requiere cita previa telefónica desde el verano. El sistema se ha habilitado en otras urbes gallegas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La ola de frío desata un aluvión de peticiones de fes de vida para tramitar el bono energético