Pilas cargadas para apuntar alto

Baloncesto El Celta inicia el 2021 con el objetivo de clasificarse para la fase


Vigo

Después de tres semanas de parón, el Celta de Liga femenina 2 de baloncesto vuelve a la carga esta tarde en Navia con el primer partido del año y de la segunda vuelta, que les enfrenta a Ibaizabal. El parón ha sentado bien a las célticas, que retomaron el trabajo el día 2 y que cuentan con todo el plantel a disposición salvo la lesionada Ainhoa Lacorzana.

«Nos hacía falta un descanso y la vuelta fue buena. Hicimos tres-cuatro sesiones más dos físicos y nos enfrentamos a un partido muy importante», explica Nacho Silva, uno de los miembros del cuerpo técnico de Cristina Cantero que han dirigido al equipo estos días ante la ausencia por cuestiones personales de la entrenadora. Su sensación es que el parón ha servido para «recargar pilas y que todo el mundo cogiera energía otra vez» tras un año en que habían empezado la pretemporada pronto.

Silva anticipa que la segunda vuelta va a ser «larga y dura», pero también que las célticas están listas. «No han estado paradas, han tenido un trabajo marcado por el preparador físico que ha sido el adecuado durante las cerca de dos semanitas de vacaciones que hemos tenido», comenta. Además, como ventaja para el regreso está que a excepción de Rose, que viajó, el resto de las jugadoras pasaron las fiestas en Vigo y ahora no tienen que estar pendientes de cuarentenas.

Fueron las propias jugadoras las que decidieron no desplazarse a sus países de origen. «Tanto Maja como Marita optaron por quedarse. También Flopi (Niski), que si iba a Uruguay tenía que estar confinada y prefirió quedarse. Más o menos, estuvo todo el mundo en sus casas y poco más», resume. Una manera, además, de «no correr riesgos con aviones, retrasos, PCR, cuarentenas y temas que no puedes controlar», recuerda.

En este primer partido del 2021 se miden a un Ibaizabal al que Silva califica un buen rival que no se lo pondrá nada fácil. «El partido allí fue durísimo. Si queremos optar a estar arriba a final de temporada, los partidos de casa no se nos pueden escapar», indica al tiempo que avanza que van «con todo» y con muchas ganas de sacar adelante este compromiso.

El balance de la primera vuelta del técnico es positivo. El mayor pero es, quizás, el partido contra el Plasencia en el que cayeron contra pronóstico. «Nos pesó demasiado, aunque viendo cómo le ha ido al rival, te planteas que se podía perder, aunque a priori íbamos con la etiqueta de favoritos y la sensación que te queda es negativa», admite. Ahora considera que hay «margen» para recuperarlo.

Obviando ese borrón, cree que en líneas generales han estado «bastante bien». «En casa hemos sido fuertes quitando el partido contra el Ferrol, que ahora mismo juega en otra liga», apunta sobre el nivel del líder invicto. Pese a ello, recuerda que lograron «plantarles cara y estar 35 minutos de partido arriba». Ahora la clave pasa por hacerse fuertes en casa contra los de arriba, indica.

En todo caso, el balance de la primera vuelta es positivo. «El grupo es bueno, trabaja muy bien y eso es lo verdaderamente importante», argumenta. También asegura que están en la zona de la tabla donde esperaban ubicarse a estas alturas. «Quitando el Ferrol, del segundo al sexto hay muchísima igualdad y los puestos pueden variar. Si te fijas en las victorias, estamos cerca del segundo y del tercero, pero también del sexto. Son posiciones variables y esperábamos estar ahí», dice.

Lo importante a ojos de Silva es «llegar al final con opciones de clasificación para la fase de ascenso, pelear por una de esas tres plazas» que van a quedar teniendo en cuenta que el Ferrol está «lanzado» y resulta inalcanzable. «El objetivo son las otras tres plazas que dan derecho a jugar la fase» insiste.

Se muestra optimista sobre las opciones de mejorar la primera vuelta en esta segunda. «Creo que podemos hacerlo. Pero tenemos que ir día a día, partido a partido. Sobre todo en esta temporada tan atípica, que igual arrancamos ahora y no sabemos cuándo vamos a tener que parar», recuerda. En ese sentido, se han adaptado bien a las normas anticovid y a las circunstancias que implica la pandemia. Lo que peor llevan es la falta de público en Navia. «Se creaba un buen ambiente y creo que lo estamos notando sobre todo en los inicios de los partidos. Apretaban mucho y ahora cuesta entrar al partido».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pilas cargadas para apuntar alto