El Antonio Palacios que amaba la pintura

La viuda del artista vigués rescata 7 años después del fallecimiento del autor, su obra desperdigada en colecciones privadas y crea una web dedicada a él como primer paso para preparar una retrospectiva


vigo / la voz

Cada vez que se menciona el nombre de Antonio Palacios es inevitable pensar en el célebre arquitecto porriñés de segundo apellido Ramilo, pero hubo otro que también despuntó en el mundo del arte: Antonio Palacios González (Vigo, 1953-2013). El pintor desarrolló una intensa e interesante carrera truncada por un fallecimiento que le llegó demasiado pronto y sumió a su esposa, Belén Bueno, en un pozo del que le costó mucho salir. Como ella misma reconoce, fue un duelo largo y tristísimo, pero aquí está.

Después de siete años del fallecimiento de Palacios, Belén afronta un proyecto que, según explica, es un homenaje a él. «Ahora me encuentro con fuerzas y con ánimo de sacarlo adelante, y me gustaría hacer una retrospectiva llena de muchísimo cariño, amor, y sobre todo de respeto por su trabajo», indica la viguesa a la que le encantaría que fuese también la ocasión para conocer su obra un poquito más, y de reunir entorno a ella a la gente que tanto le ha querido», explica sobre una muestra que, según indica, aunque habrá piezas que se puedan comprar, en su mayoría no, ya que estará integrada por obra que estaba desperdigada y Belén Bueno se ha encargado de localizar, que será cedida por sus propietarios para esta ocasión.

La fecha de apertura de la exposición que anhela depende de varias cosas. La primera, en este momento, de la pandemia, lo que hace que quede pendiente su montaje físico hasta mejores tiempos para encuentros cara a cara. La segunda, de la cesión de una sala de la entidad que el autor merece. Mientras tanto, el legado se vuelca de forma virtual en una página web (antoniopalaciospintor.com), para la que ha contado con la trabajosa labor de José María Melguizo, que ya está activa pero no cerrada, ya que se irá enriqueciendo con aportaciones y noticias que se vayan incorporando.

La viuda admite que era un artista que se prodigaba muy poco en exposiciones, pero no por timidez ni pudor de exhibir sus creaciones, sino más bien porque sus ocupaciones profesionales le impedían llegar a más público. «Se prodigaba poco pero cuando lo hacía tenía mucho éxito aunque no era nada vanidoso», asegura recordando que no se dedicó exclusivamente al arte. «Tenía su trabajo como abogado y además, como anarcosindicalista dedicaba mucho tiempo a sus creencias políticas, era un hombre comprometido, aunque pintar era, por encima de todo, su pasión», afirma. A pesar de ello, y aunque recibió clases de artistas como Sucasas, su formación fue, sobre todo, autodidacta. En su vida laboral era funcionario de la Tesorería de la Seguridad Social y se hizo abogado después, por la UNED. «Era sorprendentemente inquieto. Siempre quiso estudiar Bellas Artes, pero su padre se lo impidió. En aquella época las cosas eran diferentes. Creo que si se hubiera dedicado a ello al cien por cien hubiera llegado a ser un grandísimo pintor», asegura convencida una mujer que también tuvo en el hogar que también era taller, su rincón de creación, dedicada a la fotografía analógica que dejó, abrumada, con la eclosión del mundo digital.

Con Lodeiro en El Eligio

Antonio Palacios dedicó prácticamente toda su vida a la pintura, sobre todo al universo femenino retratado sin complejos. En Vigo se movía como pez en el agua. Era un asiduo a locales como El Eligio, El Cotorro o La Viuda, santuarios artísticos de la ciudad en donde coincidió con otros artistas y pintores como Lodeiro, Granell o Xosé Guillermo, pero yendo siempre por libre. Durante más de 20 años se labró un hueco en la historia de la pintura gallega con un estilo inconfundible y único, dejando una extensa obra que ahora se rescata tras años de silencio y se recupera en todo su esplendor. Desnudos, paisajes, retratos y dibujos devuelven al espectador al Palacios mas iconoclasta y perturbador que fue una figura irrepetible y transgresora y no suficientemente conocida.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Antonio Palacios que amaba la pintura