El Cunqueiro ya llena toda una uci con pacientes de covid

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

MARIA RIVAS

La presión sobre los hospitales aumenta, sobre todo en críticos, a pesar de que los contagios se ralentizan; la mitad de los enfermos del área están en la ciudad

11 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las cifras pueden llevar a sensaciones erróneas. Después de que el 5 de noviembre se registrase en Vigo el tope absoluto de contagios, con 253 en 24 horas, el número de nuevos casos diagnosticados ha venido bajando en los últimos días. Pero la epidemia no remite. El martes se detectaron 118 nuevas infecciones. Al mismo tiempo, el impacto que el patógeno está teniendo en el sistema sanitario sigue creciendo, día a día. Ayer mismo, la uci de coronavirus del Cunqueiro quedó llena de pacientes por la mañana, con las quince camas ocupadas, dicen fuentes del hospital, mientras que la otra uci, también de quince camas, se utiliza para el resto de patologías. Otras dos personas en estado crítico por el covid-19 tuvieron que ser ingresadas en una unidad de reanimación, de anestesia, donde se dan cuidados críticos a las personas que son operadas.

Así que había 17 personas en críticos en el Cunqueiro (13, según las cifras oficiales del día anterior), siete en Povisa y ninguna en Fátima. La capacidad de atención a críticos es una de las cuestiones que más preocupan. El comité clínico que asesora a la Xunta en la crisis del coronavirus recomendó medidas urgentes la semana pasada ante un posible colapso de las ucis gallegas en menos de un mes, a la vista de cómo evolucionaba la situación epidemiológica. Por eso, entre otras cosas, se cerró la hostelería en 60 municipios y se prohibieron las entradas y salidas.

El Cunqueiro tiene hasta 75 camas de críticos disponibles para ingresar casos de covid, además de los quirófanos, pero si se llega a ocupar todas habrá que suspender operaciones. Esto solo se ha hecho, de momento, con la actividad extraordinaria, que se hace por las tardes. En Povisa la situación es manejable y se ha empezado a utilizar también una sala de posoperatorio para liberar espacios en la uci y que esta unidad, de veinte camas, pueda centrarse en el covid. Fátima no tiene pacientes en críticos.