«Los alumnos están igual de seguros en el comedor que en el aula y fuera»

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

Miguel Álvarez representa desde hace dos años a 20.000 familias y está a punto de dejar el cargo como presidente de Foanpas

01 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Lleva dos años al frente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (Foanpas) y a Miguel Álvarez Parada le ha tocado bailar con el más feo, el covid. Nunca se imaginó este biólogo especializado en molecular y bioquímica que tendría que velar por la salud de los alumnos de casi 20.000 familias de la escuela pública, una misión que, pese a no corresponderle, ha afrontado con total dedicación. Ahora planifica la asamblea en la que dará el relevo tras cumplir con su misión. Sin duda, se quitará un peso.

-Supongo que es el peor momento que ha pasado.

-Sí. Cuando se inició el confinamiento fue complicado. Y eso que tenemos un gran equipo y Foanpas había avanzado mucho en digitalización, creamos la web, el canal de convivencia, YouTube... En mayo avisamos a la Consellería de que había que planificar el curso. Llegó el primer protocolo, que no cumplía las exigencias de las familias. Llegó el segundo y se pidió tiempo para adaptarse, lo que llevó a retrasar el inicio de las clases. Después cayó la cúpula de la Consellería y, la nueva, al menos abrió los oídos para escuchar.

-¿Tendrán servicio este curso los 25 comedores gestionados por Foanpas?

-Esperemos que solo quede uno, es una circunstancia particular. En marcha ya hay unos 18 o 19. Hay unos protocolos estrictos, con grupos burbujas de clase, entrada y salida individualizada, recogida secuenciada, ventilación estricta. Las familias estamos haciendo un sobreesfuerzo. Es un servicio necesario para conciliar. Nos ha costado mucho, pero se hizo de una forma seria. Incluso solicitamos informes jurídicos para saber hasta dónde llegaba la responsabilidad.