Pasar un día en Vigo: diez planes para conocer la ciudad

Llegues en barco, tren, avión, coche o autobús, la ciudad ofrece un sinfín de opciones para una escapada corta o para disfrutarla en varias jornadas


Vigo

¿De paso por Vigo? Por sus buenas comunicaciones y su ubicación estratégica, no es de extrañar. La ciudad está conectada a través de su puerto por barcos, cuenta con dos estaciones de tren, un aeropuerto, una estación de autobús y varios viales de conexión con Portugal (A-55), la meseta (A-52) o el norte (AP-9) que la hacen muy accesible desde cualquier parte del territorio. 

Llegues como llegues, si tu estancia en Vigo no puede ser superior a un día, no tienes por qué lamentarte. Hay un sinfín de planes para que descubras lo mejor de este enclave, urbanita y marinero, de forma cómoda y práctica. Pasar un día en Vigo puede ser la forma perfecta para alargar una visita por un congreso, hacer una escalada en un viaje hacia Portugal o incluirlo en una ruta más larga por las Rías Baixas o por el resto de Galicia. Si además nos visitas con niños, te contamos aquí los mejores planes para los pequeños de la casa

Esta es una ciudad con una gran extensión, llena de cuestas y con buenas distancias entre algunos de los enclaves más importantes, así que si no viajas en coche particular te recomendamos que hagas uso del Vitrasa, los autobuses de transporte urbano que recorren todos los puntos del municipio y que incluso tienen una opción turística. Puedes informarte de las rutas, de dónde tienes tu parada más cercana o del bus que necesitas para viajar al aeropuerto en su página web

Aquí te contamos los diez planes que tienes que probar si visitas Vigo durante un día. Si se te ocurren más, no dejes de incluirlos en el apartado de comentarios!. 

1. Visita un mercado. Arranca el día conociendo algunos de los manjares que se mueven en las plazas municipales de la ciudad. Están llenas de productos típicos y podrás aprender mucho sobre mariscos y pescados si te dejas orientar por los vendedores. También encontrarás el famoso pan gallego, quesos o embutidos que pueden convertirse en un recuerdo fantástico de tu visita. Por suerte, aún no están tan explotadas turísticamente como en otras ciudades así que no te lo puedes perder. Existen en diferentes barrios (O Berbés, O Progreso, Teis y O Calvario) Elige la que quede más cerca de tu destino y no dudes en preguntar. Si tu recorrido va a incluir paseos por la zona centro, la que más cerca te quedará será la de O Berbés, en los límites del Casco Vello. 

2. Disfruta de un vistazo de toda la ciudad desde O Castro. Existen multitud de miradores de la ciudad repartidos pero sin duda este parque es especial. El mirador cuenta con una zona ajardinada preciosa y el entorno es uno de los pulmones de la ciudad. Verde sobre verde, parques infantiles, circuitos en bici... un lugar de ensueño en pleno centro de la ciudad. El monte de O Castro es imprescindible, pero eso sí, mejor coge un bus, taxi o vehículo particular si quieres aprovechar bien el día y tener tiempo para otras aventuras. 

3.Paseo por Príncipe. Pasar un día en Vigo tiene que incluir sí o sí una ruta a pie por el centro, desde la zona más comercial hasta terminar callejeando por el casco histórico. Allí se ubica el museo Marco, toda una ventana al arte contemporáneo y de entrada gratuita, allí se celebran festivales, ferias e incluso te puedes cruzar con actuaciones y conciertos, además de artistas callejeros. La peatonal avenida desemboca en uno de los símbolos de la ciudad, el Sireno

4.Las ostras del Casco Vello, parada obligada. Te gusten o no, no puedes eludir este tramo del impresionante casco histórico de la ciudad. Aunque solo sea por echar un vistazo al buen hacer de los ostreros, a los que veras manejar estas conchas y sus frutos con una destreza que merece la pena apreciar. Por estas calles empedradas encontrarás también algunas de las plazas con más encanto de la ciudad

5.Prueba una mariscada, date el capricho. Si solo vas a pasar un día en Vigo te va a costar elegir cuál es tu marisco favorito, así que date el capricho y disfruta de una de las suculentas fuentes que se ofrecen en muchos de los restaurantes de la ciudad y te sirven como un muestreo de estos bocados del mar. En el mismo Casco Vello ya dispones de inifinidad de opciones y precios para todos los gustos. Si quieres repasar primero tus opciones y no quieres que te den gato por liebre, puedes primero buscar tu sitio favorito aquí

6. Paseo por el puerto, con Verne y el mar a tus pies. La zona portuaria de Vigo es un paseo inmejorable para bajar esa mariscada, para disfrutar del mar a corta distancia o para soñar con alguno de los barcos amarrados. Además del muelle existe una zona de terraceo paralela que se puede convertir en una gran opción para comer o para tomar el café. La cercana Alameda es otra alternativa. 

7.Los jardines de Castrelos, fondo de foto perfecto. Si quieres una instantánea que llevarte de recuerdo de la ciudad estos jardines te dejarán sin aliento en cualquier rincón que elijas para hacerte una foto. El Pazo Museo Quiñones de León es un enclave único para conocer un poco más de la historia de la ciudad, claro que todo depende de lo que tu reloj te deje de margen. Para llegar hasta la zona consulta los autobuses que te dejan en la puerta, te ahorrarás un recorrido importante. 

8.Balaídos, símbolo gallego. Tal vez tu visita esté marcada por una cita deportiva o aunque no sea así, seas de los que se apasiona ante un buen partido. Si sigues la Liga y te gusta el Celta no puedes dejar de hacer una visita al estadio de Balaídos, casa del equipo que ha dado a conocer al popular Iago Aspas. No está muy alejado de la zona de Castrelos, es decisión tuya ya si cubrir distancias en un paseo. 

9.Una pequeña joya, el museo Liste. Enclavado en medio de un entorno urbano, podrás localizarlo a escasa distancia de la zona de plaza de América si tu ruta discurre por el entorno del barrio de As Travesas. Es un pequeño remanso de paz en medio de los edificios que merece una visita tanto por dentro como por fuera, con un jardín sombreado y agradable donde reposar.  Está abierto de martes a sábados de 10 a 14 y los miércoles también de 17 a 19 horas. 

10. Samil: despedirse del día con la puesta de sol sobre las Cíes. No necesitas que haga buen tiempo para visitar la playa de Samil, palabra. Este enclave es un rincón de paseo básico en los planes de todo vigués en cualquiera de las estaciones. Además, cuenta con unas vistas inmejorables de las islas Cíes y el atardecer. Está alejado del casco urbano por lo que moverte en taxi, bus o coches son las mejores alternativas para llegar hasta allí. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pasar un día en Vigo: diez planes para conocer la ciudad