Huevos de gaviotas, el nuevo bioindicador de contaminación

Un estudio del Centro Oceanográfico de Vigo coge como base colonias en las Cíes y el puerto


vigo / la voz

Las gaviotas de la comarca de Vigo podrían estar sufriendo efectos tóxicos debido a las concentraciones de contaminantes encontradas. El Centro Oceanográfico de Vigo y el de A Coruña han llevado a cabo una investigación sobre la concentración de diferentes contaminantes orgánicos (compuestos clorados, bromados, metales de traza y metaloides) persistentes en huevos de dos colonias de gaviotas patiamarillas, Larus michahellis.

Se sabe que las aves incorporan metales en sus plumas y, en particular, las hembras también tienen la capacidad de acumular contaminantes a través de la dieta y luego transferirlos a los huevos. Las dos colonias están establecidas en la ría de Vigo, con una distancia de separación entre ellas de 10 kilómetros. Una se sitúa en la zona portuaria y la otra en las islas Cíes; esta última, con una dieta más amplia que las de la ciudad.

La investigación de Lucía Viñas, Victoria Besada y Begoña Pérez Fernández, del oceanográfico vigués, y de Antonio Bode, del coruñés, respalda el uso de huevos de gaviota patiamarilla como bioindicador de contaminación, un excelente sistema de seguimiento, útil para estudiar tanto la distribución espacial como la evolución temporal de los contaminantes en el medio marino. Las comisiones de Oslo y París han reconocido la carga de mercurio y organoclorados en los huevos de las aves marinas como un calificador ambiental, que sirve de base para la formulación de algunos de los objetivos de calidad ecológica.

El estudio será publicado en el volumen de noviembre de la revista científica Enviromental Research, perteneciente a la famosa editorial Elsevier.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Huevos de gaviotas, el nuevo bioindicador de contaminación