«Pasamos segundo de bachillerato para la tarde por falta de espacio»

El IES Santa Irene adopta esta medida al ser la única vía para dar educación presencial


vigo / la voz

Algo más de 16.000 estudiantes de secundaria (16.109 según los datos oficiales de la Consellería de Educación) comenzarán mañana el curso más extraño y complicado en lo que va de siglo. Los centros han vivido una revolución interna desde que el pasado mes de marzo, con el curso anterior en su tramo final, la pandemia del covid-19 y el confinamiento debido a la misma desbarataron los planes previstos e hicieron inviables los métodos de enseñanza tradicionales. Desde entonces, los profesionales han vivido meses de angustia, nervios y desazón para poder terminar el curso sin contar con los recursos necesarios.

Todos tienen como guía el mismo protocolo, pero es inevitable que se produzcan situaciones diferentes. Patricia Mena, directora del IES Santa Irene, cuenta que en el caso de este instituto que tiene 800 alumnos, «hemos tenido que pasar las clases de segundo de bachillerato para la tarde y eso ha generado en buena parte del alumnado una gran complicación por incompatibilidad con otras actividades extraescolares». La docente argumenta que el centro, aunque está en un edificio de gran tamaño, tiene aulas grandes pero también muy pequeñas y ahora, con el protocolo covid-19, en algunas caben solo entre 9 y 13 estudiantes». La decisión se tomó aunque han tratado de habilitar espacio extra por todas las vías posibles, y a pesar de que la biblioteca, el aula de música y la de prácticas se han habilitado para su nueva función. El IES Alexandre Bóveda también usará su biblioteca para desdoblar clases y además renunciaron a las aulas de materia para dar cabida a nuevos grupos.

El número de estudiantes del Santa Irene que afectados por esta medida que obliga a pasar segundo de bachillerato a la tarde son más de un centenar. «Son 120 alumnos distribuidos en cinco grupos», especifica. En cuanto al resto de los niveles por la mañana, han tenido que desdoblar las clases de la en la ESO. Teníamos tres grupos de primero, segundo, tercero y cuarto, y ahora tenemos cuatro de cada, y para eso sí que nos concedieron el profesorado que solicitamos, que fueron siete en total».

Y además, en obras

Al centro se le complica un poco más la movilidad porque el mes pasado dieron comienzo los trabajos de rehabilitación del edificio anunciadas por la Xunta de Galicia, con una importante inversión de 1.200.000 euros. Lo que habrían sido unos inconvenientes típicos de las obras, se han convertido en un quebradero de cabeza más, por si había pocos este año. «Las obras eran y son muy necesarias, pero el momento es un problema añadido», reconoce.

El IES San Tomé empezará el curso con profesorado de menos

Medio año después de la irrupción del covid, la falta de previsión ya no es excusa y ese es el principal motivo de enfado de los profesionales. Así lo refrenda Rocío Sío, directora del IES San Tomé de Freixeiro, que, recuerda, «el principal problema arranca el 15 de marzo con la improvisación de la Consellería de Educación y la absoluta contradicción de órdenes y contraórdenes». Eso es lo que más les ha quemado. «Hemos trabajado todo el verano en adaptar protocolos que fueron cambiados, soluciones que nos dieron que nos llevaban a impartir el bachillerato en horario de tarde, con familias que se pusieron muy violentas pensando que era decisión nuestra. Nos dijeron primero que era ilegal, luego, que no. Después, que pidiéramos profesorado, luego, que no había dinero para eso». En el San Tomé, con 800 alumnos, pidieron siete profesores y solo les concedieron 5. «Más tarde nos pedían si podíamos dar clases semipresenciales, algo que habíamos pedido en marzo y se nos dijo que no», enumera. Y resume: «Como el hilo de Penélope, y en consecuencia estamos cansados y desmotivados». Sío subraya que habrá centros con presencialidad 100 % y van a competir en agravio comparativo con los que no la tienen. «Aquí seguimos luchando por ella, metiendo a alumnos en espacios imposibles», esperan lograr. Todo, en una semana de locura para un equipo directivo aún optimista: «Está tan mal que solo puede ir a mejor», concluye.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

«Pasamos segundo de bachillerato para la tarde por falta de espacio»