La Fuente de Troncoso cumple una década cerrada al público cayéndose a pedazos

Ni el Concello ni Patrimonio son capaces de evitar la ruina del emblema de la localidad, pese a las numerosas voces que lo reclaman desde hace años


Mondariz Balneario / la voz

El ambiente bucólico que respira Mondariz Balneario por todas las esquinas se rompe de un plumazo al toparse con la Fuente Troncoso en el paseo fluvial. Las vallas amarillas de obra advierten del peligro de que se venga abajo. No hay que ser un lince para darse cuenta de que la obra de Antonio Palacios tiene los días contados.

Una década después de cerrarse al público por su lamentable estado, la fuente sigue a la espera de que alguien se apiade de ella antes de que sea tarde, o mejor dicho, demasiado tarde. Ya en el 2010 un cartel avisaba de que los problemas en la estructura podrían representar un riesgo para los visitantes.

El alcalde de Mondariz Balneario, José Antonio Lorenzo, esgrime razones de humanidad hacia un benefactor de la localidad para no adoptar medidas drásticas. Hace un año alertó a la Dirección Xeral de Patrimonio de la Consellería de Cultura de la situación. La cesión de esta obra de arte al Concello por parte de la propiedad privada a la que pertenece fue descartada hace tiempo al frustrarse las conversaciones iniciadas hace cuatro años. Cuando ya se pensaba que las circunstancias no podían ser más desfavorables llegó el embargo en un juzgado de Madrid de la construcción que acoge el manantial, según reconocen en el Concello.

«Me da mucha pena y no puedo hacer nada. La pedí, pero no me la quisieron dar. Sufro mucho de verla así, de momento no se puede hacer nada», justifica José Antonio Lorenzo. Que el fracaso de la operación fue un varapalo lo demuestra el hecho de que ya se había hablado con el arquitecto César Portela para la restauración de la fuente.

No tiene tan claro que se haya hecho todo lo posible por ella el portavoz del BNG en el Concello, César Gil. Cree que una construcción incluida en el catálogo del patrimonio cultural de Galicia, como es el caso, debe protegerse por todos los medios disponibles, bien obligando al propietario a conservarla y, si no se cumple este aspecto, expropiándola.

«La obligación del Concello es conservarla. En su día planteamos incluso la cesión al pueblo por 50 o 70 años, como se hizo con los jardines del Gran Hotel hasta que finalmente pasaron a ser públicos. Troncoso es el emblema del pueblo. Los mayores del lugar llamaban así a Mondariz Balneario; no se puede dejar perder de esa manera», indica el jefe de la oposición.

La defensa de la Fuente de Troncoso ha llegado no solo del ámbito político, sino de otros muchos, como el Colegio de Arquitectos, las universidades de Vigo y Santiago y la Escuela de Restauración de Bienes Culturales de Galicia. Incluso se llegó a crear una plataforma en su defensa, SOS Fonte de Troncoso, algunos de cuyos miembros se brindaron a desbrozar el entorno de la obra del arquitecto porriñés, del que no se conoce otra construcción en España en un estado tan lamentable como la de Mondariz Balneario.

Su estado de conservación la ha hecho merecedora de la inclusión en la Lista Roja del Patrimonio, elaborada por la asociación Hispania Nostra. Recoge los elementos del patrimonio histórico español en riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores en función de su importancia histórica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Fuente de Troncoso cumple una década cerrada al público cayéndose a pedazos