«Intento que en cada tripulación haya, al menos, una mujer»

María Jesús Otero convenció a su padre para fundar la naviera Nabia. Hoy dirige a 115 empleados y una flota de ocho barcos dedicados al transporte de ría y a los viajes a las Cíes y Ons


vigo / la voz

Hija de pirata ­­­­?apodo con el que se conocía a su padre? e isleña. María Jesús Otero Acuña pertenece a la última generación nacida en la isla de Ons (1969). «Mi padre siempre tuvo barcos de pesca pero en el tema de la naviera fui yo la que tuve la idea. Al principio él no lo veía y al final conseguí que me apoyara». Licenciada en Empresariales, supo ver el potencial de un negocio que mueve a más de un millón de pasajeros al año. Compatibiliza la labor con la gestión del cámping autosostenible Isla de Ons, el restaurante Casa Acuña, en la isla, una agencia de viajes y una empresa de eventos. Ahora ha sumado también dos pulperías.

Negocios que no saben de crisis de coronavirus. Esta semana se conocía que el número de viajeros a Cíes y Ons se ha mantenido este verano, con una reducción de solo el 16 % respecto al año pasado. En julio y agosto se han tramitado 245.350 autorizaciones para pisar las islas. Datos de la Xunta que respalda esta empresaria. «En abril veía todo negro, pero hemos trabajado mucho». El reclamo del turismo natural del Parque Nacional ha sido un talismán, y también el buen tiempo. «Hemos tenido más gente de la que esperábamos y, si continúa el buen tiempo, seguiremos trabajando hasta octubre. Ha sido sorprendente. Estuvimos llenos todos los días. En el alojamiento hemos tenido que decir muchas veces que no», asegura.

Los ocho barcos de Nabia no han parado de navegar este verano, entre el transporte regular y los eventos. Si algo caracteriza a estas tripulaciones es el alto porcentaje de mujeres que trabajan a bordo. «Yo siempre quiero que en cada tripulación haya una mujer. Este año tengo más marineras que marineros hombres». Lo que faltan son mujeres que se pongan a los mandos del barco. «Es difícil encontrar a mujeres que lleven el barco. Es una pena porque en la tripulación que hay una mujer es distinto. Las mujeres le dan otro toque a la atención del cliente pero también a la hora de capitanear. Los marineros me dicen que soy feminista». 

Hija y nieta de emprendedores

María Jesús Otero es la nieta del que fuera alcalde pedáneo de Ons, encargado del único teléfono que había en la isla. La misión de comunicar a sus vecinos con la península tuvieron que dejarla cuando María Jesús ?Susi para sus vecinos? cumplió seis años. En la isla solo había escuela en verano y la escolarización de la niña pasaba por mudarse a la península. Sus abuelos fundaron en 1945 Casa Acuña: él, Jesús Acuña, pescando, y ella, Rosa, en los fogones. La destreza en la cocina la heredó la hija Palmira, que en el 2012 fue elegida mejor pulpeira de Galicia en el Fórum Gastronómico de Santiago. María Jesús heredó de su madre la receta del pulpo. «Siempre dije que no iba a acabar en la cocina pero cada vez me veo más cerca», confiesa quien ha abierto dos pulperías en Cangas y Vigo. Aunque su principal empresa es la naviera Nabia, que fundó con el apoyo de su padre, fallecido hace menos de un año tras una larga enfermedad. Al diagnosticarle la dolencia a su progenitor, María Jesús Otero decidió dejar la presidencia de la Asociación de Vecinos de Ons tras 26 años en el cargo. «Dejé la asociación cuando mi padre se puso enfermo, quería pasar más tiempo con él. Además empezaba la temporada de verano». A esto se sumó un importante conflicto entre la Xunta y los vecinos por los cupos de visitantes y el registro obligatorio a los isleños. «Yo, como empresaria, tenía que pedirles que se identificaran y estaba en medio».

Uno de los proyectos que más alegrías le está dando es el cámping autosostenible Isla de Ons, que ha atraído este verano a caras conocidas del papel cuché como Gloria Camila o Rocío Flores. «Tuvimos hasta paparazzis», confiesa Otero Acuña entre risas. Son instalaciones que han recibido varios premios por su integración paisajística y respeto al medio ambiente. Allí, en el cámping, pasa las mañanas esta empresaria: «Me levanto a las siete, veo el ordenador, me voy al cámping para ayudar en los desayunos. Al mediodía bajo al restaurante y sigo pendiente por la tarde y noche. Duermo poco porque me gusta estar al pie del cañón, al lado del trabajador, nadie sabe si soy la gerente o una empleada».

La temporada y el transporte de ría continuarán hasta el 30 de septiembre. «Cíes se llenó para este fin de semana. Han fallado los primeros días de septiembre pero hay mucha demanda para sábados y domingos. Si continúa el buen tiempo seguiremos trabajando hasta octubre». Luego vendrán las vacaciones. Descanso familiar durante una semana y otra semana de descanso solo con su marido. Otero Acuña asegura que, de sus cinco empresas, la que más trabajo le da son sus tres hijos de 10, 12 y 15 años. Adolescentes a los que ya le está inculcando los principios familiares. «Ellos saben que tienen que ayudarme todos los días del verano durante dos horas». Receta familiar que se hereda, como la del pulpo en caldeirada. 

«I Will Survive», de Gloria Gaynor. «Esta canción me trae muchos recuerdos. En la isla se hace una fiesta patronal todos los años por San Joaquín y siempre terminaba la verbena con esa canción, por eso este tema me recuerda a mi juventud. Una fiesta en la que se juntaba toda la isla, el tercer domingo de agosto».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Intento que en cada tripulación haya, al menos, una mujer»