La lotería de Navidad pierde su tirón veraniego en la ciudad de las luces

«Hay menos turismo, la gente tiene miedo a salir», lamentan los vendedores


vigo / la voz

«Hay lotería de Navidad». Es lo que señalan los carteles a la entrada de las administraciones viguesas desde la primera semana de julio. Aunque la rutina de los vendedores no haya cambiado, lo que sí lo ha hecho es la afluencia de personas que se acercan a los locales para comprar boletos, según señalan los encargados de repartir la suerte. Hay coronavirus y hay menos turistas. Se tona. Pese a todo, terminando el mes de agosto puede encontrarse a visitantes de diferentes rincones de la geografía española acercándose a los puestos para ver si la ciudad «top» de las fiestas navideñas y de las luces led les trae fortuna este año.

Rommy Figueroa, una venezolana afincada en A Coruña, pasa las vacaciones en Vigo junto a su pareja y a su hija. Compran un décimo del sorteo extraordienario allá por donde pasa. Aprovechando su estancia, se han acercado a la Porta do Sol. Es la primera vez que compran la lotería de Navidad en esta ciudad.

De más lejos viene Juana Morey, que nunca antes había comprado un boleto fuera de su isla, Mallorca. Por eso, al estar estos días en Vigo, dice que le hace ilusión llevárselo.

«Ha habido una bajada de clientes muy grande», asegura el encargado del puesto de lotería de la Porta do Sol, Juan Fernández. El único culpable, el covid-19 y sus consecuencias económicas. «No hay turismo, el Imserso no viaja. La gente tiene miedo a salir y eso afecta», cuenta. Incertidumbre ante la celebración del sorteo no hay: «Una vez que se inicia la venta, tiene que hacerse», afirma. Lo que sí está en el aire es la posiblidad de que se cambie de fecha «como sí ha ocurrido en sorteos pasados», dice.

«Ahora hay menos ritmo que otros años porque hay menos gente en la calle», alega Guillermo Moreno, que regenta la administración La Cero, situada en la calle Oporto. Este lotero, tampoco tiene dudas de que se celebrará el sorteo. No obstante, sí existe la interrogante de cómo irán surgiendo los acontecimientos debido a la pandemia. «El paro y los ERTE, al final, nos afectan a todos», lamenta. Aunque los loteros tengan claro que el sorteo se hará, a Guillermo muchos compradores le trasladan sus dudas.

En su administración, Raimundo Rodríguez se deja 2.500 euros en la lotería de Navidad. «Los boletos son para la comisión de festas de Sela, en Arbo», cuenta. Enseña la compra con orgullo y afirma que es fiel a la cita.

Los que buscan la suerte en este sorteo, a pesar de ser menos, no han cambiado. Es el principal reclamo entre los turistas que llegan, familias que se trasladan desde fuera de la ciudad y con edades variables.

Sin embargo, para los vigueses es todavía «muy pronto» para hacerse con un décimo de la lotería de Navidad. Lo que más triunfa en la venta de las administraciones en estos momentos es el Euromillón.

Es temprano para saberlo, pero muchos piensan que la situación económica que sufre el país a causa de pandemia augura que este año la lotería de Navidad no tendrá el mismo tirón que los anteriores. Al menos, eso es lo que se está notando en los establecimientos vigueses desde que empezaron a vender los boletos del sorteo en julio.

La suerte nunca hay que dejar de perseguirla, dicen. Y habrá que ver, en cualquier caso, si las cosas cambian de aquí al 22 de diciembre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La lotería de Navidad pierde su tirón veraniego en la ciudad de las luces