Anulan el despido de una monitora de equitación de Nigrán y falsa autónoma tras su baja por maternidad

El juez admite que la empresa, en Camos, cometió una «discriminación por ser mujer» ya que le redujo su actividad laboral tras quedar embarazada y dar a luz


vigo / la voz

Un juez de lo laboral de Vigo declaró nulo el despido de una monitora de equitación de un centro ecuestre de Camos, en Nigrán, al reconocer que trabajaba como falsa autónoma y que sufrió «discriminación por ser mujer» cuando la empresa le redujo sus horas de clases (y sus ganancias) cuando se quiso reincorporar tras quedarse embarazada y dar a luz.

El abogado Valdemar Álvarez explica que la profesora, siguiendo instrucciones del dueño del centro ecuestre se dio de alta como autónoma en enero de 2013 para trabajar como monitora de equitación. Daba 19 horas de clase a la semana. Según ella, le prometieron contratarla como asalariada pasado un tiempo, cuando las condiciones económicas lo permitiesen, lo que nunca se dio. El centro fue creciendo y contratando a otros monitores, mientras que dicha profesora seguía como falsa autónoma con un sueldo de 250 euros (por facturas) más los extras por realizar servicios como bautismo hípico, cumpleaños o campamentos.

En el 2018, la mujer se quedó embarazada y unos meses después dejó de prestar servicios al acogerse a una baja laboral por riesgo para el feto. En verano del 2019 dio a luz y en noviembre anunció que se iba a reincorporar. Sin embargo, el jefe le redujo su planilla horaria y solo le ofreció dar clase los fines de semana porque había contratado a un sustituto más barato. La profesora rehusó aceptar la propuesta, anunció que iba a trabajar también para una empresa rival, por lo que fue despedida. Ella reclamó sus derechos durante los seis años en que fue falsa autónoma.

La litigante promovió dos pleitos, uno para reclamar la condición de asalariada en lugar de autónoma y otro para percibir la diferencia de cantidades entre lo que cobró como falsa autónoma y lo que debería haber cobrado y la indemnización por despido.

Finalmente, el Juzgado de lo Social número 2 de Vigo reconoció que la monitora era una falsa autónoma y condenó al centro a abonarle las cantidades adeudadas (600 euros mensuales por convenio y otros 1.051 en intereses) y a contratarla como personal asalariado, con antigüedad desde 2013, ya que considera que el despido fue nulo al haber modificado las condiciones laborales de la profesora a causa de su baja por maternidad, lo que supone una «discriminación por ser mujer». Las sentencias son firmes al no apelar la otra parte.

Valdemar Álvarez resalta «la dificultad de lograr el reconocimiento de relación laboral a un falso autónomo, y la declaración de nulidad del despido».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Anulan el despido de una monitora de equitación de Nigrán y falsa autónoma tras su baja por maternidad