La procesión del Cristo de la Victoria se mantiene al margen de la oficialidad

La concatedral aumentará el número de misas durante la jornada del domingo


vigo / la voz

La actual pandemia no entiende de creencias religiosas y ha impedido que saliese este año, en su día, la procesión del Cristo de la Victoria. Sin embargo, no fueron pocos los fieles que cumplieron la costumbre _desde hace unos años_ de realizar el recorrido de la procesión ya en la víspera del primer domingo de agosto, y se adivina que no serán pocos los que emprendan el domingo el recorrido habitual aunque sin la presencia de la venerada imagen.

Aunque esto depende de la fe personal. Así lo afirma Antonio Pérez. «Yo voy igual acompañando al Cristo», dice este vigués de 52 años, fiel a la cita con la centenaria imagen desde que su abuela le ofreció cuando era un niño. «Antes hacía la procesión el domingo, pero siempre acababa cuando aún no había salido el Cristo de la colegiata», añade. «Tampoco estoy muy de acuerdo con la organización de la procesión porque se acumula demasiada gente, especialmente en la calle Real; tendrían que obligar a todos los participantes a ir detrás del Cristo, en filas», añade.

No eran pocas las personas que ayer aguardaban la apertura de la concatedral para participar en las misas de las tarde antes de iniciar el recorrido. Hoy habrá ocho misas hasta las siete y medida de la tarde. «Cumplimos escrupulosamente con el protocolo del covid», afirma José Manuel Cabaleiro, responsable de protocolo de la colegiata. «Estamos teniendo tanta gente dentro del templo como otros años porque hemos aumentado el número de misas», dice, para recordar que dentro de la iglesia se guarda la distancia social. «Hay muchas personas que están haciendo y van a hacer el recorrido por su cuenta; nosotros les recogemos las velas para alumbrar al Cristo una vez concluyen el recorrido», señala José Manuel Cabaleiro.

Quienes más están sufriendo la suspensión de la procesión oficial son los cereros, que además se enfrentan a una complicada situación en todas las romerías. «Los Concello de Vigo y Moraña son un ejemplo, permitiéndonos montar los puestos, pero hay santuarios donde no saben muy bien qué hacer con nosotros», explica Carlos Rivas, miembro de una cuarta generación de cereros. Añade que este año están notando una gran disminución en las ventas, aunque tiene que seguir pagando las cuotas de autónomos. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La procesión del Cristo de la Victoria se mantiene al margen de la oficialidad