«Me voy contenta, los buenos momentos compensan lo malo»

Dapena se retira definitivamente un año después de volver tras su maternidad


vigo / la voz

Una temporada después de su vuelta, Andrea Dapena deja el balonmano, esta vez cerrando la puerta al regreso. La hasta ahora jugadora del Balonmán Porriño retomaba el deporte la pasada temporada tras un parón de tres años y habiendo tenido a su primera hija. Sin saber por qué, contaba entonces, la maternidad hizo que reviviera en ella el gusanillo del balonmano. Pero ahora siente que ha llegado el momento del adiós definitivo.

-¿Está segura de que está vez no habrá vuelta atrás?

-Sí, ahora es una retirada definitiva.

-¿Es una decisión que toma usted o parte del club?

-No, no, la tomé yo. Entre la niña, el trabajo (es maestra) y el club, este año fue difícil y cuando estábamos en el confinamiento empecé a plantearme dejarlo. Había vuelto para echar una mano en lo que necesitaran, pero al final siempre te comprometes y son demasiadas cosas. No ayudó la situación en la que estábamos en la clasificación, y entre eso y las demás obligaciones, los entrenamientos, los viajes... Se hace pesado.

-¿Le da pena no haberse podido despedir en la pista?

-Sí, jugué mi último partido sin saber que lo era, pero no pasa nada, es lo de menos. Es cierto que me gustaría haber terminado y habernos salvado luchando los dos partidos que nos quedaban, pero las cosas son así, Pasó algo que nunca esperas.

-¿Las sensaciones son distintas a la anterior despedida?

-Sí, porque la otra vez no sabía si iba a volver, pero dejé la puerta abierta. Ahora no hay vuelta atrás. A medida que crece, la niña demanda más y quiero dedicarles más tiempo a ella y a mi marido, a la familia. Se dice que hay tiempo para todo, pero la realidad es que cuesta. Llegaba de trabajar y aprovechaba cuando ella despertaba para estar juntas un par de horitas antes de ir a entrenar. Los fines de semana, si jugábamos fuera, no la veía hasta el domingo...

-¿En algún momento se arrepintió de volver tras la maternidad?

-No. Hay momentos que dices: «Dios mío, dónde me metí, con lo bien que estaba en casa». Pero no, para nada. En el equipo había muy buen rollo y estuve muy bien.

-¿Qué se lleva de positivo de esta última temporada?

-Que recuperé la deportista que era antes. Nunca pensé que iba a poder entrenar al 100 % y al principio fue muy duro. A nivel de compañerismo también me llevo muy buenos recuerdos. Incluso de la experiencia de esta luchando por evitar el descenso, que era algo que nunca antes había vivido, sino que había sido todo lo contrario, y son situaciones complicadas de las que aprendes.

-Cuando se paró la competición, ¿temió despedirse con un descenso si se decidía así?

-Sí, era mi gran incertidumbre, o tener que volver a jugar en esa situación después de tanto tiempo paradas. Era lo que más me preocupaba, porque había muchos comentarios y hubiera sido un descenso muy injusto, ya que matemáticamente no estábamos para nada descendidas. También es cierto que estábamos en una situación que no debíamos. En ese sentido tuvimos suerte con la decisión que se tomó, pero creo que era lo correcto.

-Pese a ello, ¿el balance de este curso es positivo?

-Mucho. Me sirvió a mí misma como reto para saber que podía. Hubo momentos de estar muy cansada y en los que se hacía cuesta arriba, pero con sacrificio lo conseguí. Tienes que ser muy sacrificada y tener muchas ganas, porque si no, no se lo recomiendo a nadie. Yo, además, tenía mucha ayuda y eso me lo hizo mucho más fácil.

-Cuando volvió, ¿tenía la idea de que fuera por una única temporada?

-Realmente no me lo planteaba. Era un reto y en principio sí que era por un año. Luego iba pasando el tiempo y veía que era complicado.

-¿Intentaron desde el club convencerla para seguir?

-No, creo que ya tenían asumido que mi decisión estaba tomada y que iba a ser así. Me voy contenta, todo es positivo, los malos momentos que pudo haber se compensan con los buenos, que suplieron a cualquier cosa.

«Ojalá mi hija disfrute del balonmano como yo»

Dapena deja el balonmano agradecida por todo lo que le ha dado un deporte que le gustaría que su hija practicara en el futuro. «Como para mí todo ha sido bueno, me gustaría que Lola lo disfrutara también», comenta.

-Si echa la vista atrás, ¿qué balance hace de su carrera?

-Muy positivo. Para mí el balonmano lo fue todo. La mayoría de las cosas que sacrifiqué en mi vida fueron por este deporte: cuando me fui a estudiar me quedé en Vigo, cuando no sé qué... Me dio amigas, me hizo madurar como persona, aprender a sacrificarme y me dio muchas alegrías. Creo que la única situación tensa fue la de este año con el riesgo de descenso, pero ahí también aprendes.

-¿Y cuáles han sido los mejores y peores momentos?

-No puedo decir que tuviera ninguna mala experiencia. Siempre estuve en equipos en los que jugamos por estar arriba. Incluso el primer año en Porriño fue espectacular, con la Copa de la Reina. Lo más difícil, sin duda, fue este año a nivel psicológico. Pero es una experiencia más de la que aprender.

-¿Y cómo recuerda el momento de cambiar de equipo (del Guardés al Porriño)?

-Fue un poco duro por cómo se produjo y las circunstancias. Veníamos (su hermana y ella) al equipo de rivalidad de toda la vida y estábamos nerviosas, pero la acogida fue espectacular, como no podíamos ni imaginarla. Tanto por parte de la directiva de Abel (Estévez) como delas compañeras. Así que fue duro el proceso de dejarlo, llegó a ser desagradable, pero se suplió en el momento en que vinimos al Porriño.

-¿Se ha planteado ser entrenadora o seguir ligada de alguna manera al balonmano?

-Como entrenadora, no, pero ligada voy a estar seguro porque mi marido y mi hermana siguen en el club. Y veremos si la pequeñita también tira o no por ahí.

-¿Le gustaría?

-A mí sí, pero a su padre creo que no (ríe). Él dice que es un deporte muy de contacto y le da un poco más de respeto. Yo sí que quiero, porque como para mí fue tan positivo y nunca tuvo nada de malo, me gustaría que jugara y ojalá que le pudiera aportar tantas cosas como a mí. Y si no es balonmano, me gustaría que practicara algún otro deporte colectivo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Me voy contenta, los buenos momentos compensan lo malo»