«Este piso se cae a pedazos, pero sin trabajo nadie nos quiere alquilar otro»

Una familia, condenada a vivir en un edificio ruinoso que será derribado


vigo / la voz

El piso donde vive Lorena Cordeiro con su pareja y sus dos hijos de siete años y seis meses se hunde. Las paredes están agrietadas, los marcos de puertas y ventanas se han caído y llueve en la cocina, donde un día explotaron los fusibles y se quedaron sin luz.

Seguir residiendo ahí es un riesgo porque cualquier día puede ocurrir una desgracia, pero ni ellos ni las administraciones son capaces de encontrarles otro lugar alternativo donde vivir. «Esto se cae a pedazos pero nadie nos quiere alquilar otro», lamenta Lorena, mientras enseña las grietas que se han agrandado en su dormitorio. Son los últimos inquilinos del número 3 de la calle Cesáreo González, en el barrio de Freixeiro, desde que Urbanismo declaró la situación de peligro del inmueble y valora declararlo en estado de ruina.

El contrato de alquiler del tercer piso por 300 euros mensuales finalizó el marzo y los dueños decidieron no aceptar más prórrogas. Esta familia lleva tres años viviendo en este piso en malas condiciones. Al principio no se percataron de su pésimo estado porque no se apreciaban las grietas a simple vista. Al cabo de unos meses «comenzó a caerse la masilla con la que estaban tapadas todas las deformaciones en las paredes», dice Lorena.

La propietaria del inmueble dio por finalizado el período de arrendamiento, pero les dejó seguir viviendo en el piso durante la pandemia por razones humanitarias. Una vez que ha finalizado la alarma, quiere que se vayan cuanto antes y les ha enviado un requerimiento notarial para que hagan la mudanza porque quieren derribar el edificio. Al mismo tiempo, les comunica que no se hace responsable de lo que pueda pasar allí dentro, ante la evidente situación de peligro en la que están viviendo.

A Lorena le encantaría marcharse a vivir a otra parte, pero el problema es el de tantos ciudadanos con bajos recursos, sin empleo o con prestaciones que no les alcanzan para cubrir sus necesidades básicas. Sin nóminas ni avales bancarios, no pueden acreditar que podrán hacer frente al pago de las rentas. Pese a que lo han buscado con ahínco y lo siguen haciendo cada día, no han dado con ningún propietario que se haya animado a firmar con ellos un nuevo contrato de arrendamiento.

Lorena no tiene trabajo ni tampoco su pareja, Hamid, natural de Marruecos. Sus ingresos, además, han descendido. Afirma que perdieron una ayuda de 200 euros mensuales de la Xunta por culpa de no poder pagar una multa de 400 euros por no llevar a un perro con bozal. «¿Cómo voy a pagar una multa si no soy capaz de pagar el alquiler?», se pregunta Lorena.

Su principal inquietud es encontrar un hogar donde meterse y vivir tranquila. «Estamos buscando pero no hay tu tía», lamenta Lorena, a la que incluso intentaron estafar cuando puso un anuncio buscando piso en una conocida página de Internet. Gracias a la advertencia de Os Ninguéns, no cayeron en la trampa. En su búsqueda desesperada por una vivienda, han pedido ayuda al Concello y a la Xunta, pero ni siquiera ambas administraciones son capaces de encontrarles una solución habitacional. También la asociación Provivienda les está buscando un nuevo hogar, pero de momento no sale nada.

Concentración

El colectivo Os Ninguéns lamenta que el Ayuntamiento no sea capaza de encontrar ninguna alternativa para esta familia. Abogan por la creación de un parque de viviendas públicas en régimen de alquiler que se encuentren distribuidas por toda la ciudad y que sea gestionado por un consorcio entre la Xunta y el Concello.

El próximo 2 de julio realizarán una concentración en apoyo a esta familia frente al mercado de O Calvario a las 11.30 horas. «Queremos decir que Lorena hay muchas y hay que entender que la iniciativa privada no tiene porqué no cobrar los alquileres de las viviendas cuando hay personas que no pueden pagarlas. Las administraciones deberían tener pisos en toda la ciudad para que no haya edificios donde solo viva gente empobrecida», afirma el portavoz, Antón Bouzas, que reclama una solución digna para esta familia ante su difícil situación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Este piso se cae a pedazos, pero sin trabajo nadie nos quiere alquilar otro»