Ultrajan la tumba de la madre de la mujer golpeada en Nigrán

La Guardia Civil investiga la aparición del nicho pintado de rojo

Imagen de la mujer agredida y de la tumba que apareció abierta en el cementerio
Imagen de la mujer agredida y de la tumba que apareció abierta en el cementerio

Nigrán / la voz

Pilar Costas acudió el miércoles a poner flores al nicho de su madre en el cementerio de Camos y se quedó espantada cuando observó la mampara teñida de rojo. Personas desconocidas mancharon con spray el cristal que cierra el hueco donde reposan los restos de su madre fallecida hace cinco años.

Esta vecina puso ayer una denuncia en la Guardia Civil, que investiga los hechos y busca pruebas para dar con el presunto autor de este ultraje.

Para ella es un capítulo más del conflicto que mantiene con unos familiares lejanos a propósito del camino que separa sus viviendas. La Guardia Civil detuvo hace dos semanas a su primo como presunto autor de un delito de lesiones. Supuestamente le dio varios puñetazos tras una fuerte discusión en la calle. La víctima fue trasladada en ambulancia y pasó varios días hospitalizada en el hospital de Povisa con un tabique nasal y el pómulo rotos. Estuvo a punto de tener que pasar por el quirófano. Tras ser dada de alta, tuvo miedo de regresar a su domicilio, puesto que el juez no decretó ninguna orden de alejamiento después de haber sufrido el ataque. Se sintió desamparada, puso una denuncia, pero no consiguió mantener lejos a su primo. No le quedó más remedio que volver a su domicilio de Camos, puerta con puerta con el de su presunto agresor.

Mucho daño

Pilar reconoce que le hizo mucho daño la desgracia que provocaron en el nicho de su madre.

«Me cayó el alma al suelo al verlo rojo. Hay que tener mala conciencia. Hay que ser malos», señala. Su marido lo limpió al día siguiente. Fue con un cepillo y aguarrás y retiró los restos de pintura, aunque el nicho perdió un poco del dorado que tenía. La policía le ha pedido que calcule el importe de lo que costaría la limpieza de la tumba ante una posible indemnización.

«Mi familia está que echa humo, pero intento apaciguarles. Buscan que nosotros saltemos, pero nos estamos aguantando mucho. Esto está que solo falta la gasolina. No somos folloneros». Quisieron organizar otra manifestación el domingo, pero ella les dijo que no lo hicieran. Numerosos vecinos de Camos se solidarizaron con ella después de sufrir la agresión. Los vecinos se concentraron en su apoyo en los juzgados y en Nigrán. «Estaré siempre agradecida a todo el mundo y al alcalde, que me mandó un ramo de flores», señala Pilar.

Ambas familias mantienen un enfrentamiento desde hace años y se han cruzado denuncias en los juzgados al haber protagonizado otros enfrentamientos anteriores. El punto de fricción es el camino que separa ambas casas, fruto de una misma herencia de los padres. Pilar denuncia que no le dejan pasar a través de este pequeño trecho, cosa que necesita hacer de vez en cuando como, por ejemplo, cuando tiene que pintar la casa. Denuncia que hasta incluso le han arrojado excrementos hacia la fachada de su domicilio desde esta parte de la casa.

Pilar cuenta que el día que sufrió la agresión vio a su primo discutiendo en el portal de su hermana con su cuñado. «Nunca pensé que me fuera a pegar, por eso no escapé, creí que vendría a reñir como siempre, pero por lo menos me dio diez o doce puñetazos», afirma.

Reconoce que, desde entonces, siente «un miedo horroroso» y que teme también por la integridad de sus hijas, que a veces se quedan con ella en casa a solas. Lo último que esperaba es que ultrajaran la tumba de su propia madre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ultrajan la tumba de la madre de la mujer golpeada en Nigrán