Almuiña ordena al Chuvi que haga pruebas del covid antes de todas las cirugías

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

El gerente del área sanitaria de Vigo, Julio García Comesaña, con el conselleiro de Sanidade, Jesus Vázquez Almuiña, en foto de archivo
El gerente del área sanitaria de Vigo, Julio García Comesaña, con el conselleiro de Sanidade, Jesus Vázquez Almuiña, en foto de archivo M.MORALEJO

Los hospitales estaban restringiéndolas solo a los casos más complejos

10 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los hospitales de Vigo están haciendo las pruebas para la detección del coronavirus a prácticamente todas las personas que tienen que ser operadas. Si es una cirugía programada que se realiza con anestesia general o raquídea (que puede derivar en general), tres días antes de la intervención se toma una muestra al paciente para hacerle una PCR, la prueba molecular que permite detectar que el paciente tiene el virus en su organismo. El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, dio la orden de que se procediese así durante una reciente reunión con un grupo de jefes de servicio del hospital en la que también estaba el gerente del área sanitaria, Julio García Comesaña, que al principio no era partidario de hacer tantas pruebas, según fuentes sanitarias.

Ocurrió hace dos semanas. En el bloque quirúrgico del Cunqueiro llevaban días pidiendo a la dirección del hospital que se hiciesen pruebas PCR a todos los pacientes. Había profesionales nerviosos con la posibilidad de que llegase un enfermo con covid-19, pero no estuviese diagnosticado, y que durante la intervención contagiase a varios sanitarios. Aunque en el ámbito quirúrgico se trabaja con mucha protección y se han cambiado ciertos protocolos, los profesionales están expuestos. Para evitar esto, se habían establecido tres pautas: una evaluación del paciente dos semanas antes de la intervención, con un cuestionario para descartar que tuviese síntomas compatibles con el covid; otra evaluación similar unos días antes de la operación; y la prueba diagnóstica tres días antes, pero solo para las cirugías más complejas y evaluando caso por caso.

Eso era lo que ocurría para toda Galicia... en teoría. Los profesionales están en contacto y en los quirófanos de Vigo sabían que había hospitales de la comunidad que eran menos restrictivos y otros que directamente hacían la PCR en todos los casos. Además, el protocolo del Sergas chocaba con el del Ministerio de Sanidad, elaborado por sociedades científicas de todo el país, que planteaba hacer la prueba diagnóstica en todas las operaciones que utilizasen anestesia general e incluso en algunas otras. Por eso, una parte del bloque quirúrgico (cirujanos, anestesistas, personal no médico...) pedía a la dirección del Cunqueiro que se ampliasen los criterios y se hiciesen pruebas a más pacientes, sobre todo en un momento en que la capacidad del laboratorio de microbiología es más amplia que nunca. La dirección mantuvo su negativa.

La preocupación

Pero el asunto afloró en un encuentro informal que varios jefes médicos mantuvieron con el conselleiro. Almuiña se había acercado al hospital y, dicen fuentes del centro, pidió mantener un encuentro presencial con un grupo de jefes de servicio para agradecerles su trabajo y el de sus equipos durante estos meses. Almuiña mantiene relación directa con muchos mandos intermedios del hospital y la reunión, dicen los consultados, fue muy cordial, sin estridencias, como es habitual con el conselleiro de Sanidade, habituado a pasear por los pasillos del Cunqueiro desde su toma de posesión hace casi cinco años.

Allí surgió el tema de la preocupación del personal de quirófano que quería más pruebas, y de la gerencia, que argumentaba que no eran necesarias desde el punto de vista estrictamente clínico. El conselleiro desempató. Según las fuentes consultadas en el hospital, Almuiña dijo que durante tres meses se podía cambiar de estrategia y hacer las pruebas que estaban pidiendo los profesionales. Al cabo de ese tiempo, que podría ser menor, se evaluará lo sucedido y se revisará si es necesario hacer tantas pruebas o no. El conselleiro no le vio problemas porque la capacidad del laboratorio es mayor que nunca -en menos de 24 horas tiene resultados- y, al mismo tiempo, como no hay casos se están haciendo muchas menos determinaciones que en las últimas semanas. La solución encontró consenso entre la dirección y los médicos. Fuentes quirúrgicas dicen que no se están suspendiendo intervenciones porque las pruebas diagnósticas salgan positivas.

Es probable que en unas semanas se vuelva a un criterio más restringido y que no se hagan pruebas en todos los casos, sino solo en los complejos. De hecho, el Ministerio de Sanidad ha cambiado su protocolo y plantea que se hagan más o menos pruebas preoperatorias según la situación epidemiológica de cada sitio.

Nueva maquinaria para los laboratorios del Cunqueiro

Los laboratorios de microbiología se reforzarán en las próximas semanas gracias a un contrato para dotarlos de reactivos para todo tipo de diagnósticos de infecciones, porque los hospitales siguen atendiendo todo tipo de pacientes y los laboratorios de microbiología hacen mucho más que procesar muestras del coronavirus SARS-CoV-2. Es un contrato de dos millones de euros y, como suele hacerse en este tipo de operaciones, aunque se adquieren los reactivos, incluye cesión de equipamientos durante tres años.

La inversión servirá para mejorar la capacidad para detectar enfermedades infecciosas (respiratorias, gastrointestinales, sepsis y meningitis) mediante test rápidos, para diagnosticar virus respiratorios, para determinar por técnicas moleculares la presencia de patógenos que suelen derivar en sepsis y para hallar bacterias multirresistentes; todo ello en el laboratorio del Hospital Álvaro Cunqueiro. Además, permitirá hacer el diagnóstico molecular de infecciones gastrointestinales en el Meixoeiro a través de una técnica conocida como PCR en tiempo real.

El contrato incluye la cesión de dos máquinas de PCR -la técnica molecular de referencia para el diagnóstico del coronavirus- más otras que permitirá procesar al mismo tiempo al menos 96 pruebas. Estas tres máquinas se instalarán, en principio, en el Cunqueiro. El aparataje servirá para diagnosticar coronavirus, pero también otros virus respiratorios, como los de la gripe, los parainfluenza, los VRS (responsables de las bronquiolitis de los niños) y los adenovirus, rhinovirus, bocavirus o enterovirus, entre otros, que suelen manifestarse clínicamente de forma variada, desde catarros hasta infecciones respiratorias graves.

El área de Vigo no registra ningún nuevo caso durante 48 horas, por tercera vez

El frenazo a los casos de coronavirus sigue haciéndose patente cada día en Vigo. La ciudad y su área de influencia han vuelto a registrar 48 horas sin declarar ni un solo caso -el domingo y el lunes, pues el Servizo Galego de Saúde comunica sus datos con un día de retraso-. Es la tercera vez que esto ocurre y todas ellas han tenido lugar en las últimas tres semanas. Hay que tener en cuenta que los hospitales registran más casos que los que se computan en los balances oficiales del Ministerio de Sanidad. Estos solo tienen en cuenta un tipo de pruebas, mientras que los registros del Sergas incluyen más determinaciones.

Los datos oficiales dicen que desde que comenzó la crisis del coronavirus se han infectado 2.278 personas en el área de Vigo, la más poblada de Galicia. Esta cifra incluye las 134 muertes oficiales, la última de las cuales se produjo hace más de dos semanas en un hospital de la ciudad.

En este momento hay 192 personas con la enfermedad covid-19 en fase activa en Vigo. Es solo una menos que ayer, que pasó a engrosar la lista de curados (ya son 1.952). Sigue habiendo cinco personas ingresadas, tres en el Cunqueiro y dos en Povisa, ninguno de ellos en las ucis. Las unidades de cuidados intensivos de Vigo quedaron vacías hace una semana. Otras 187 personas están en aislamiento domiciliario.

En las residencias de ancianos y discapacitados, uno de los principales focos de la epidemia, la situación se mantiene. Queda un mayor infectado en el centro asistido del Meixoeiro. Llegaron a producirse 450 contagios vinculados a estos centros, 80 de los cuales acabaron en fallecimiento, según un cálculo realizado por La Voz a partir de distintos datos oficiales.