Un presidente tan atípico como eficiente

Andrés Senra nunca jugó al balonmano, fue elegido con 25 años y cinco después lidera la mejor época del club


VIGO / LA VOZ

Andrés Senra Pregal (O Rosal, 1991) es un presidente atípico. Nunca jugó al balonmano, desde niño sacó su vena de aficionado y a los 25 años dio el paso para dirigir al Atlético Novás, que de su mano y la de una extensa directiva vive su lustro dorado en lo deportivo, asentándose en la segunda categoría del balonmano español, y en lo económico, haciendo frente a un presupuesto de 260.000 euros con el axioma de no gastar un euro más del recaudado. Un ejemplo que pone en duda el cliché que los clubes necesitan en la poltrona a viejos deportistas o empresarios de éxito. Un modelo que cayó por su propio peso.

El presidente del Novás no pasó por la cancha. «Creo que o balonmán no perdeu nada», comenta, pero desde muy pequeño se hizo un hueco en el pabellón de O Rosal: «Como afeccionado, dende pequeno levo vendo os partidos do primeiro equipo e seguindo dende cerca os movementos da plantilla».

Por eso no tardó mucho en ser reclutado como directivo y a los 25 años, coincidiendo con la dimisión del anterior presidente, fue propuesto para el cargo: «Queríamos darlle un cambio á directiva, que entrase xente nova e o grupo que está o meu lado pensou que eu era a persoa axeitada para coller este cargo e a pesar da xuventude. Vinme capacitado e sobre todo apoiado, que era o que buscaba. Somos unha directiva bastante ampla e entón dixen que se estaba apoiado non tiña problema en coller o cargo».

De aquello han pasado ya cinco años y una reelección, el tiempo suficiente para hacer un diagnóstico de lo que significa ser presidente de un equipo como el Novás: «É moi sacrificado e complicado. Ao ter moita xente na directiva, imos repartindo funcións e delegando, e vaise levando. Ao final, as xornadas da miña vida empezan ás sete da mañá e acaban ás once da noite un día tras outro. As fin de semana gústame estar no pavillón, viaxo co equipo e se non gústame mirar os partidos da base, vendo os máis pequenos, acompañando e é sacrificado, pero é porque me gusta e considero que é un tempo ben invertido. Ó final o hobby doutros pode ser o sendeirismo ou xogar ó pádel e o meu é ser presidente do Novás ou colaborar co club máis ben», sentencia.

Al final del primer mandato, Senra y sus directiva estaban dispuestos a echarse a un lado, pero no solo no encontraron relevos, sino invitación a continuación la labor empezada. «Todo foron chamadas animándonos, incluso xente de fóra que parece que valoraba o noso traballo e iso sempre é de agradecer. Sempre que sacas unha iniciativa, os socios apoian, son poucas as empresas que din que non, cada un na súa medida. Mesmo os propios xogadores, cando algún marcha ten unha palabra de agradecemento para nós. Eu non quero que me dean aplausos nin palmadiñas, pero dende logo que é gratificante», comenta sobre su gestión.

Porque, además, en el último lustro todo fue sobre ruedas para el club de O Rosal, tanto dentro como fuera de la cancha. «A verdade é que coincide con este mandato. O primeiro equipo agora está estabilizado na categoría de prata logo de conseguir o ascenso, que era algo que levabamos moito tempo tentando, o segundo equipo está pelexando polo ascenso a nacional e a base parece que volta a rexurdir, aínda que non está nos seus mellores tempos, pero estamos na procura de volver». Cuentan con más licencias (125) y más equipos (ocho y un noveno en camino) que nunca.

Y en lo económico su filosofía es clara: «Nós temos claro que non gastamos un euro máis do que teñamos asegurado, pero si que é certo que aínda que sexa así, en moitas ocasións tivemos que tirar do propio incluso porque as axudas tanto públicas como privadas ás veces non veñen no tempo que as necesitas», precisa. El club cuenta con un patrocinador sólido y comprometido como Acanor y una masa social que ronda los 1.000 socios y que aportan el 20 % del presupuesto. Las instituciones y un puñado de ingeniosas iniciativas completan el panel de ingresos de la entidad.

En este sólido caminar del Novás bajo la dirección de Andrés Senra, la faceta administrativa es la tarea pendiente. «Tal e como fomos profesionalizando a estrutura deportiva (César Armán es el director deportivo) a parte administrativa ten que dar un salto. Necesitamos incorporar a unha persoa que se ocupe, dos asuntos federativos, da xestión de subvencións...».

Máxime cuando el futuro está lleno de nubarrones y se avecina un año de cambios. Con la tranquilidad del patrocinador y con el compromiso de la Secretaría Xeral de mantener la ayuda, el principal quebradero de cabeza de Andrés Senra son los aficionados. Para que su vuelta sea efectiva a las gradas está dispuesto a retrasar el inicio de liga unas semanas. La sensibilidad de quien por encima de todos es uno de ellos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un presidente tan atípico como eficiente