Las primeras bodas civiles se cancelan a petición de los novios

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO

Siete enlaces previstos para el 5 de junio se suspenden ante los problemas para celebrar banquetes y garantizar los viajes de invitados

30 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Muchos vigueses no se quieren casar en tiempos del coronavirus. El Registro Civil de Vigo ha cancelado las siete bodas civiles que la jueza tenía previsto oficiar el próximo 5 de junio. Eran los primeros enlaces en la sala judicial después de tres meses sin ceremonias a causa del confinamiento por el covid-19. Según señalan fuentes jurídicas, «la gente no se quiere casar ahora, prefieren cancelar todo y retrasarlo a septiembre, octubre o junio del año que viene». En plena desescalada, todas las parejas han preferido esperar a que volviese la normalidad.

El 5 de junio era la primera fecha disponible en la agenda, al día siguiente de que los juzgados reanudasen sus plazos y procedimientos y regresase el grueso de la plantilla. El juzgado está llamando ahora a otras siete parejas que tienen reservada cita en la sala de audiencias para el día 12. Varios de ellos ya han confirmado que acudirán en esa fecha al Registro Civil a contraer matrimonio. Habrá que esperar dos semanas para ver las primeras bodas civiles desde mediados de marzo. En todo caso, solo podrán acceder a la sala los novios y dos testigos. En marzo, se dejó pasar a la madre de la novia.

Hay varias razones que llevaron a las siete parejas a anular sus esponsales previstos para el próximo viernes, día 5. Por una parte, muchos invitados no pueden desplazarse entre provincias o tomar vuelos en la actual fase de desescalada. La reunión familiar no iba a ser posible. «Los familiares de los novios no van a venir y todos quieren que sus padres y hermanos estén presentes en la boda», explican fuentes jurídicas.