Los hospitales de Vigo reducen al mínimo las camas reservadas para covid

Cunqueiro, Povisa y Fátima llegaron a tener 600 plazas bloqueadas; quedan unas 60

Planta D3 del Cunqueiro, que quedará reservada para pacientes de covid-19 y sospechas
Planta D3 del Cunqueiro, que quedará reservada para pacientes de covid-19 y sospechas

Vigo / la voz

Los hospitales son un acordeón que el coronavirus ha obligado a abrir hasta un límite que nunca habían sospechado y que ahora que el patógeno ha dejado de circular por la comunidad en el área de Vigo permite que se vuelvan a cerrar. Los tres hospitales que han tratado casos de personas con covid-19 en la ciudad llegaron a tener alrededor de 600 camas bloqueadas para estos pacientes, aunque estuvieron lejos de cubrirse. Actualmente rondan las 60.

Apenas quedan siete casos ingresados y, según los datos oficiales, Vigo lleva 48 horas sin ningún contagio del SARS-CoV-2, aunque ayer se registró la quinta muerte de este mes. Así que en los últimos días, todos los hospitales han transferido habitaciones que tenían reservadas al covid-19 a pacientes de otras patologías.

Cunqueiro. Llegó a tener bloqueadas ocho unidades ­-en torno a 300 camas-. Hasta el viernes mantenía un ala (una vela, como se conoce en el hospital) para pacientes con sospecha de coronavirus y otra para los casos confirmados. Los concentró en una sola, provisionalmente la 2C. En pocos días, según fuentes del hospital, se trasladarán a la 3D, de medicina interna, la planta en la que estuvieron hospitalizados los primeros enfermos. Son 24 habitaciones, en principio individuales, que pueden pasar a albergar 35 camas si hace falta. Aunque se espera que no.

Además, en la uci ya no hay un espacio reservado para coronavirus. Ayer solo quedaba un enfermo. La unidad está dividida en dos locales, uno de los cuales estaba reservado a covid. Había una segunda unidad en una sala de reanimación. Ya no es necesario. Ahora los que haya, ingresan en su propio box, pero no se bloquea toda una unidad para el covid.

Povisa. Ha hecho un movimiento similar. Desde finales de la semana pasada, quedan doce cuartos para pacientes con la infección por coronavirus o con sospechas de la misma, en la cuarta planta anexo. A todos se les puede poner dos camas. Pero esto tiene un matiz: los casos sospechosos tienen que estar en estancias individuales, porque si hay dos que comparten habitación y uno está infectado pero el otro no, se pueden convertir en dos contagiados. Povisa llegó a tener alrededor de 140 camas listas para albergar pacientes.

Además, ya no tiene una uci para coronavirus. La unidad de cuidados intensivos de Povisa quedó reservada para el covid y se instaló una uci provisional para el resto en una sala posquirúrgica. Todo esto ya se ha anulado y lo único que hay es una pequeña división dentro de la uci que ha permitido crear una pequeña unidad con cuatro puestos para las personas con coronavirus. Pero hace días que solo hay un ingresado.

Vithas Fátima. El hospital privado anunció ayer que en la noche del lunes quedó libre de coronavirus. Mantenía un paciente ingresado desde el 6 de abril. Pero en los últimos días se le hicieron las pruebas PCR y dio un resultado negativo en dos seguidas, de manera que, aunque sigue ingresado, ya no se considera paciente de covid-19.

Según explica un portavoz, en este momento no hay ninguna zona del centro sanitario bloqueada para coronavirus. Esto significa que si ingresa un paciente se le atenderá y se le aislará en una habitación, pero no hay ninguna zona del hospital reservada. Todas las habitaciones se pueden utilizar ya para cualquier paciente con cualquier patología. En el momento álgido de la crisis, en Fátima había una planta entera -tiene dos- en la que solo hospitalizaban a personas con covid-19 o sospechas. Eso son 70 camas, más los siete puestos de uci, que podían duplicarse. Ahora no hay ninguna cama.

Nuevo equipamiento en el laboratorio de microbiología del Meixoeiro
Nuevo equipamiento en el laboratorio de microbiología del Meixoeiro

La nueva técnica de diagnóstico masivo empieza a utilizarse en personal del hospital de Beade

El Hospital Meixoeiro procesó ayer las muestras de alrededor de 60 trabajadores de urgencias del Álvaro Cunqueiro para diagnosticar por PCR si están infectados por el nuevo coronavirus a través de una técnica que permite procesar un número masivo de pruebas al mismo tiempo. La semana pasada se probó con el servicio de hematología y desde ayer se testa en urgencias para poner a punto la técnica. Se da por hecho que todas las muestras van a ser negativas, porque en este momento el virus no circula, hace días que no hay nuevos pacientes positivos en urgencias y la PCR permite detectar una infección activa, no alguien que ya la superase. Para eso están las pruebas serológicas, que el área sanitaria está haciendo a todo su personal.

La nueva técnica se conoce como pooling. Consiste en agrupar varias muestras y tratarlas como una sola. Ayer, por ejemplo, según fuentes del complejo, se hicieron cuatro grupos de muestras. Si el resultado es negativo, quiere decir que todas las muestras agrupadas son negativas. Si es positivo, quiere decir que alguna de las muestras tiene virus; entonces, se analizan todas por separado. Para ello, a todo el personal se le toman dos muestras. Es algo que tiene sentido en un momento en el que la incidencia del virus es baja.

La idea es que en el futuro esta técnica se pueda llevar a grandes empresas. Su implantación es posible gracias a una donación de 175.000 euros de la Fundación Amancio Ortega, que ha permitido sufragar el aparataje.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los hospitales de Vigo reducen al mínimo las camas reservadas para covid