«Los socorristas no somos policías de playa 'low cost'»

Los vigilantes advierten que los concellos de la ría de Vigo deben planificar el regreso a los arenales y están tardando en convocar las plazas


baiona / la voz

Los municipios costeros han empezado a buscar fórmulas para abrir sus playas con la desescalada. Pero mientras valoran la implantación de cuadrículas, códigos QR y citas previas, los ayuntamientos están aplazando en demasía la contratación de socorristas. Tanto, que van a tener que rifárselos. A estas alturas, en la ría de Vigo solo el de Vigo parece tener resuelto el problema. Ningún otro ha convocado aún las plazas para este verano.

De entrada, hay un temor: ¿qué papel jugarán estos profesionales este verano? Javier Vázquez, presidente de la Asociación de Socorristas Profesionales do Morrazo (Aspom), la única existente en Galicia y que agrupa a trabajadores de este colectivo, advierte que entre sus tareas no están las de velar por el distanciamiento social y otras normativas obligadas por el coronavirus: «Nosotros no somos ni podemos actuar como policías de playa low cost. Estamos para prevenir, informar, auxiliar y socorrer, siempre en colaboración con la autoridad y la ordenanza en vigor de cada municipio». Además, piden garantías para realizar rescates en el agua.

Y, en todo caso, está por ver que haya suficientes socorristas este verano. «Una de las pocas esperanzas es que se eche mano de antiguos profesionales que estén ahora desempleados o en ERTE por el covid-19 y puedan volver», explica Vázquez. El covid agrava la ya de por sí difícil tarea de completar las plantillas que han de velar los 150 arenales distribuidos en la ría de Vigo. «Solo Sanxenxo ha convocado la oferta de trabajo así que, a estas alturas, los que antes hagan los concursos y con mejores propuestas, serán los que consigan completar las plantillas», advierte Javier Vázquez. A la hora de presentarse a los procesos selectivos, los profesionales valoran «la cercanía, la antigüedad en el puesto y la formalidad de las condiciones», indica, explicando que «la competencia en la ría de Vigo es muy pequeña, el mayor desfase en los salarios puede ser de unos 150 euros».

O Val Miñor, que necesita una treintena profesionales entre el 1 de julio y el 31 de agosto, incrementó los sueldos el año pasado para hacer más atractiva su oferta, con salarios brutos mensuales de 1.296 euros para los socorristas y 1.410 para el coordinador. Aun así, solo consiguieron contratar a 13 de los 31 que necesitaban. Este año decidieron adelantarse convocando un curso oficial costeado por el propio Concello. Dieciocho nigraneses se disputaban doce plazas. Solo dio tiempo para realizar las pruebas acuáticas. Fueron el 13 de marzo y acabaron pocas horas antes de declaración del estado de alarma, con la quedó en suspenso tanto este procedimiento como todos los demás cursos de socorristas programados en Galicia. «El curso quedó suspendido y se va a retomar en las próximas semanas, que ya se podrán usar las piscinas. En cualquier caso, no dará tiempo para que tengan el título oficial antes de verano», indicó ayer el Concello de Nigrán.

El alcalde de Baiona y presidente de la Mancomunidad del Val Miñor, Carlos Gómez, aseguró que ya están tramitando el expediente para licitar contratación de una treintena de socorristas aunque reconoció que va a ser difícil «porque todos los procesos de selección se pararon con la pandemia».

Vigo es el único concello que ya adjudicó el servicio

Vigo es, otra vez, el municipio más madrugador en la planificación de la época estival. La junta de gobierno local aprobó el 30 de abril la adjudicación de la contratación del servicio de vigilancia, socorrismo, salvamento, asistencia sanitaria de primeros auxilios y seguridad y accesibilidad de el baño de personas con movilidad reducida para las próximas tres temporadas (2020, 2011 y 2022) a la empresa Salvar, Formar y Socorrer, por un valor total de 1,7 millones de euros. La concesionaria se compromete a cubrir 300 horas de servicio cada año durante el período estival.

Las últimas dos temporadas, el salvamento en las playas estuvo a cargo de la empresa Move Servicios de Ocio e Deporte, que desplegó a sesenta vigilantes por los principales arenales del litoral vigués.

Las dificultades que atraviesan cada verano los ayuntamientos de las Rías Baixas para completar sus plantillas de socorristas no se deben a la ausencia de profesionales, sino a las malas condiciones de trabajo que ofrecen al personal de salvamento. «No es por falta de gente, es por precariedad, por sueldos bajos y malas condiciones», argumenta Javier Vázquez. El presidente de Aspom confirma que los sueldos actuales son más bajos que los de hace más de una década. «En el 2011, yo ganaba 1.200 euros al mes de sueldo neto y ahora son menos, con un total de 37,5 horas por semana», advierte el profesional de O Morrazo.

Otra traba es que los concellos deben acudir al Inem para contratar y muchos socorristas no están inscritos porque el resto del año trabajan en otras empresas. De ahí que este año la demanda de plazas pueda aumentar como colchón para aquellos titulados a los que la crisis sanitaria les ha apartado de sus trabajos, tanto temporalmente como por despido.

De media son unos 150 los socorristas que se despliegan cada verano en los arenales de Vigo y de su comarca, desde A Guarda hasta Cangas. En la comarca de O Morrazo, las plantillas de socorristas son más grandes que en otras partes de Galicia ya que tienen que cubrir una mayor superficie.

«Que nadie piense que por el covid-19 las personas van a dejar de ir a la playa. Irán, sin duda. Y, de hecho, probablemente para la mayoría de la población la playa es una de las principales alternativas», considera. Para Vázquez, las ventajas son obvias: «Te permite estar al aire libre y hay mucho espacio. Puede que la gente acuda de manera diferente, que estén más dispersos, y en este sentido confío en el sentido común de muchas personas, pero estoy seguro de que irán a la playa tan pronto como puedan», indica el joven socorrista de O Morrazo.

El presidente de Aspom insiste en que su colectivo carece de autoridad para forzar al acatamiento de las normas, por lo que se requerirá una buena coordinación con las fuerzas del orden en cada municipio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Los socorristas no somos policías de playa 'low cost'»