Ocio en confinamiento: «Me enganché a los puzzles a los 12 años y ahora los hago con mis hijas»

La viguesa Marta Elías tiene un aliado para superar el confinamiento con sus peques, su pasión por los rompecabezas, que la han llevado a competiciones de todo el territorio de la mano de la asociación española de puzzles


Vigo

Tenía doce años y un día su tía le propuso acudir con ella a un concurso de hacer puzzles. Como una aventura nueva, Marta Elías aceptó el reto. Y se enganchó. Esta viguesa pasó parte de su adolescencia disfrutando de este juego con todo tipo de piezas y paisajes, «hacía todo lo que cayera en mis manos, personajes, paisajes... en aquella época tampoco había tanto. Solo había un concurso anual y participábamos. Ahora sigo con mi tía yendo a concursos o con mi prima. Me enganché a los puzzles a los 12 años y ahora los hago con mis hijas». 

Sus pequeñas tienen 5 y 7 años y, como todos los niños, pasan este confinamiento por la crisis saniaria del coronavirus como mejor pueden. Sin duda, para sobrellevarlo, los puzzles han ayudado. Aunque a la mayor se le resisten un poco más, la pequeña ya pide estos juegos por sus cumpleaños y celebraciones y ha demostrado que puede ser una digna sucesora de su progenitoria, una administrativa ahora en paro. Si sigue su estela, no le faltará material para entrenar, Marta guarda en su casa unos 30 o 40 puzzles, sin contar los que quedaron en casa de su madre. Todos ellos están en sus cajas, porque esta viguesa no es de las que los enmarca. «Me encanta hacerlso y luego deshacerlos para recuperarlos cuando pasa un tiempo. Puede que incluso luego pueda legarlo para que las peques los hagan». 

De todas las piezas que han pasado por sus manos, tanto en casa como en los concursos a los que acude de la mano de la asociación española del puzzle, el que recuerda como más difícil es uno de un cuadro de Sorolla. El mar y la arena de su pintura le costaron lo suyo, igual que uno de una muralla llena de gatos que le tocó afrontar en un certamen cuando tenía 14 años. 

Coronavirus y puzzles

¿En confinamiento ha tocado sacar más los puzzles? Pues en casa de Marta salen mucho de sus cajas, aunque sus mañanas discurren entre las lecciones de las peques y los recados. Las niñas aprovechan sus ratos libres por las tardes para hacer alguno y ella también los intenta tener presentes porque la ayudan a abstraerse. «Ayuda mucho a mejorar la atención al detalle, la concentración, a tener paciencia... para los niños es un buen aprendizaje. Mejoran mucho y aprende a lidiar con la frustración además de ser un gran entretenimiento, sobre todo ahora que no pueden salir», explica esta madre. 

Para todos aquellos padres que se animan al mundo de las piezas durante esta cuarentena, les aconseja empezar con las cajas más sencillas e ir aumentando la dificultad en función del niño y sus cualidades, ya que las edades no siempre son acordes y la práctica es la clave. «Si se acostumbran mucho a ellos pueden hacer lo de más edad con independencia de las recomendaciones del fabricante. Y quien sabe, igual el día de mañana concursar, hay mucha gente que no sabe de estas competiciones y para mi son una gran experiencia». 

Bajo sus manos el puzzle de más piezas que ha pasado ha sido uno de 1.500, por falta de espacio en la vivienda. «Mi tía llegó a hacer uno de 8.000, pero tenía una mesa en una sala solo para él. Hay gente que los hace por partes pero luego no los puedes disfrutar al completo y no me convence175, comenta Marta Elías. Sus marcas favoritas son Educa y Ravensburger.

Tradición gallega

Aunque ella es de Vigo, reconoce que en la ciudad no se organizan concursos ni hay mucha tradición y en Galicia toca viajar al norte para participar. Sin embargo en la meseta hay mucha más tradición. El último al que le tocó acudir fue en Ávila, ya que esta viguesa de 34 años tenía uno pendiente en Ribadeo en marzo que tuvo que ser cancelado por el coronavirus. «En Vigo conozco gente que hace puzzles, pero a pocos les interesa hacerlo con un tiempo límite como ocurre en los certámenes. Allí tienes dos horas para un puzzle de 500 piezas y te clasifica según tiempos o según el número de piezas colocadas si no lo has terminado». No es su caso ni el de su prima, en el último superaron su marca personal y lograron terminar el rompecabezas en una hora y dos minutos, una marca que esperan batir en el futuro. 

En el caso de estas dos mujeres, la organización es clave para ser tan rápidas: empiezan siempre por los bordes y luego se distribuyen las zonas por lo que se le da bien a cada una, los detalles o las zonas de colores lisos. 

;
La asociación española del puzzle anima el confinamiento Desde la agrupación apuestan por el lema de quedarse en casa y lo sobrellevan mejor con su afición

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ocio en confinamiento: «Me enganché a los puzzles a los 12 años y ahora los hago con mis hijas»