El virus torpedea el rescate de Barreras

El astillero comunica a los acreedores que no puede cumplir el plan de pagos y negocia un ERTE por tres meses

Buque de crucero para Ritz Carlton, en construcción en el astillero Barreras
Buque de crucero para Ritz Carlton, en construcción en el astillero Barreras

vigo

La construcción naval privada, concentrada en las rías de Vigo y Pontevedra tiene previsto reanudar la actividad el próximo lunes, 13 de abril, aunque con todas las alertas de seguridad activadas. La vuelta al trabajo es necesaria para poder garantizar las entregas de los buques en plazo y evitar penalizaciones. Pero no es ese el caso de Hijos de J. Barreras, de nuevo amenazado por oscuros nubarrones. La compleja situación sobrevenida con la crisis del coronavirus ha torpedeado la operación de rescate en la que estaba inmerso el astillero, que a estas alturas ya tendría que estar en manos de Cruise Yatch 1, la filial naviera de The Ritz Carlton. Tanto se han torcido las cosas que, con los hipotéticos nuevos responsables del astillero confinados en Miami, la dirección de Barreras se ha visto obligada a plantear un Expediente de Regulación de Empleo de carácter Temporal (ERTE), inicialmente para toda la plantilla (200 trabajadores, a excepción de algunos departamentos, como el económico-financiero), durante un período de tres meses, según han confirmado fuentes sindicales.

Más allá de la alarma

A diferencia de el procedimiento seguido por las empresas paralizadas como consecuencia del decreto de estado de alarma, el expediente que barreras está negociando con los sindicatos no se solicitará por causas de fuerza mayor, ya que excede el período del estado de alarma, sino que será solicitado por razones organizativas y de producción.Paralelamente a esta medida, que mantendrá el astillero parado probablemente hasta después del verano, y trastocará de nuevo los plazos de entrega del crucero de Ritz Carlton, -difícilmente podrá estar terminado en noviembre de este año, como pretendía el armador-; Barreras ha enviado una carta a las auxiliares acreedoras, anunciando la imposibilidad de cumplir el plan de pagos acordado en la reestructuración. «La reestructuración debería haberse completado dentro del plazo establecido, pero la grave situación que venimos padeciendo derivada del COVID-19 ha tenido un impacto directo en el proceso de cierre y finalización de la reestructuración de Hijos de J. Barreras S.A.», explica el astillero. «Estamos haciendo nuestros mayores esfuerzos para que, a pesar de las circunstancias actuales, podamos llevar a cabo la actuaciones de cierre y proceder a la mayor brevedad con el pago comprometido», añade en referencia a la subsanación del 50 % de la deuda contraída con más de 30 empresas auxiliares, que asciende a 25 millones.

Reestructuración sin cerrar

En febrero el astillero presentó un acuerdo de refinanciación pactado con entidades financieras y evitó el concurso de acreedores. Además, la industria auxiliar agrupada en Uninaval acordó adherirse al mismo. De este modo, se comprometió que la deuda contraída en la construcción del barco de Ritz Carlton empezaría a pagarse cuando se homologase el acuerdo. La situación actual, y con un ERTE de tres meses ya por delante, ha trastocado toda la operación y sumido al astillero de nuevo en la incertidumbre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El virus torpedea el rescate de Barreras