El pabellón de O Berbés, primer albergue improvisado en Vigo

El Concello percibe que todavía hay personas viviendo en la calle


Vigo

El Concello y la Cruz Roja abrieron ayer el pabellón del Berbés para que personas sin techo puedan realizar la cuarentena. Las instalaciones han sido equipadas con 38 camas y ya están ocupadas por una veintena de ciudadanos sin hogar. La apertura de este centro de asistencia provisional viene dada porque, tras alojar a un centenar de indigentes en albergues y pensiones, los responsables municipales percibieron que todavía había gente viviendo en la calle o en choupanas.

Las instalaciones del Berbés fueron desinfectadas antes de su apertura y ayer se terminó con la instalación de las camas y colchones en la pista deportiva.

El alcalde, Abel Caballero, informó de que la operativa cumple las directrices del Gobierno de España. En primer lugar, en la entrada habrá una zona de recepción individual para identificar a cualquier persona que quiera acceder. Una vez registrados, se quedan dentro y su espacio vital será el pabellón mientras dure el período de alarma. En el acceso se informa a los usuarios de las normas de convivencia y se les entrega un kit de higiene. Obligatoriamente tienen que ducharse antes de entrar. A todos se les facilitan chanclas y albornoces. La zona para dormir es la pista del polideportivo. Además hay una zona de comedor con mesas y sillas de distancias de seguridad. Si apareciera algún positivo, hay un dispositivo de aislamiento especial para actuar.

El Concello se encargará de la manutención de los internos. Tendrán máquinas de café, chocolate y bollería para desayunar. Además se les llevará la comida desde el albergue de Marqués de Valterra. Los cocineros de este centro les prepararán la comida y se la acercarán en una furgoneta.

Para cenar les entregarán una bolsa con un bocadillo, pastelería y fruta.

Los beneficiarios estarán atendidos por un equipo multidisciplinar formado por 20 personas, entre trabajadores sociales, técnicos de inclusión, psicólogos y educadores sociales.

Entidades como Emaús o Érguete aportan los profesionales, que pagará el Ayuntamiento. También habrá material médico para los casos en los que sea preciso. Todavía sobran camas y se podrían añadir algunas más si fuera necesario. Si los albergues, las pensiones y el pabellón no fueran suficientes para acoger a todos los sintecho, el Concello abrirá un nuevo pabellón, según indica Abel Caballero. «El Ayuntamiento no va a dejar a nadie sin atender. Llevamos dos semanas atendiendo a la ciudad, tomando medidas y muy preocupados por las personas», destacó el regidor tras la apertura de este servicio público para los más desfavorecidos.

La Oficina de Dereitos Sociais de Coia observa con preocupación el futuro de las personas que inician el confinamiento con una risga, un empleo precario o una pensión mínima como únicos ingresos. Recuerdan que es muy necesario conocer y exigir los derechos ante las administraciones. Afirman que, mientras no llegan medidas de la Xunta o del Gobierno central, todas las personas en problemas para cubrir mínimos vitales contacten con los servicios sociales del Concello en el 010.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El pabellón de O Berbés, primer albergue improvisado en Vigo