Las urgencias del Cunqueiro ponen una entrada y una sala de espera para COVID y otra para el resto

Las emergencias infantiles cambian de acceso para reorganizar todo el circuito


Vigo

El Hospital Álvaro Cunqueiro ha decidido reorganizar sus urgencias para afrontar la epidemia del coronavirus. El servicio ya venía trabajando partido en dos desde hacía una semana, con una zona COVID —donde se asiste a todos los enfermos respiratorios, que se tratan como sospecha de coronavirus, aunque acaben no siéndolo— y otra zona no COVID —adonde van los demás—. La zona del coronavirus ocupa el 40 % del servicio.

?Desde este martes por la tarde el servicio dispone de una nueva entrada para todos los no respiratorios. Es la puerta que hasta ahora usaban los niños. La sala de espera infantil se ha convertido en sala de espera para pacientes no respiratorios; la sala de espera general está reservada solo a respiratorios. También hay dos salas de triaje, una para cada circuito. De este modo, el servicio queda configurado como si fueran dos a todos los efectos. Lo único que comparten es el mostrador de admisión. Esto permite que los pacientes de una y otra áreas no estén en contacto, y que el personal sea específico para cada zona, para minimizar el riesgo de contagio.

La reorganización ha obligado a cambiar la entrada de las urgencias de niños. Ha quedado situada a unos 150 metros de la anterior, para diferenciarla de la de adultos, en un espacio que antes ocupaba hospitalización a domicilio. Este servicio, que hace el seguimiento de los pacientes con coronavirus en sus casas, se ha desplazado al área de docencia.

«Por fases»

«Estamos yendo por fases para mejorar los circuitos según avanza la epidemia», explica el gerente del área sanitaria, Julio García Comesaña. En las urgencias pediátricas tienen menos atenciones estos días y menos sospechas de coronavirus. Están viendo a menos de 30 pacientes por jornada, acostumbrados a una media de 117. Pero también han marcado dos circuitos para que los posibles pacientes no estén en contacto. No hay una barrera física tan grande como la de urgencias de adultos, sino unas marcas en el suelo.

De esta manera, las urgencias infantiles pasan a disponer de una entrada propia. Hasta ahora, la puerta era diferente de la de adultos y de la de emergencias, pero daba al mismo puesto de admisión. Ahora cuentan con uno propio y con una nueva sala de espera, más reducida.

Seis sanitarios jubilados pasan a ser voluntarios que atienden al teléfono 

Un equipo de seis médicos y enfermeras jubilados han empezado a trabajar como voluntarios para el servicio de asesoramiento telefónico de la línea 900 400 116 en Vigo. Estos profesionales retirados llevarán un teléfono al que los operadores de la línea del coronavirus les podrán derivar llamadas para que aconsejen a los ciudadanos que llaman. El área sanitaria de Vigo quiere contar con veinte profesionales. «El voluntariado es una manera de colaborar, pero está sobre la mesa recuperar a profesionales jubilados como trabajadores, con contrato, incluso para hacer asistencia», indica el gerente del área sanitaria, Julio García Comesaña.

Hace varias semanas que se activó un plan de voluntariado en los hospitales y centros de salud y este es el primer proyecto. El Sergas quiere reclutar a más personal voluntario para la pandemia. Recibe ofrecimientos en voluntariado.asvigo@sergas.es.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las urgencias del Cunqueiro ponen una entrada y una sala de espera para COVID y otra para el resto