Visto bueno al parón preventivo

Fútbol Los vigueses de Segunda B y Tercera apoyan las medidas federativas


redacción / la voz

Las recomendaciones gubernamentales y de los distintos estamentos federativos abrirán un paréntesis en la competición balompédica durante las dos próximas semanas, para frenar el incremento de contagios por coronavirus. Una propuesta que en líneas generales ha sido bien aceptada por la mayoría de los clubes, incluidos los del área de influencia viguesa en Segunda B y Tercera.

Es el caso de Gustavo Falque, el máximo responsable del Coruxo, representante vigués en la Segunda B junto al filial celeste: «Es mucho mejor parar que jugar a puerta cerrada, para los jugadores y para nuestros aficionados. De hecho, es lo que habíamos pedido desde el club». Otro cantar es lo que habrá que afinar a la hora de recomponer el calendario de una competición con escasas fechas libres: «Hay que sentarse y ver cómo podemos recuperar esas jornadas suspendidas, tenemos tiempo suficiente para terminar las ligas, pero el principal problema es para los equipos que jueguen fases de ascenso, así que igual hay que recurrir a partidos entre semana». A nivel particular, en la entidad de O Vao se reunirán mañana para establecer el protocolo a seguir, como apunta su propio dirigente, quien admite que siguen recopilando datos e informaciones autorizadas, antes de decidir.

En una postura similar se define la opinión de Iván Crespo, presidente del Choco: «Lo mejor que podían hacer era la suspensión de las jornadas. Parece drástico, pero es una medida extraordinaria y debemos actuar con buena voluntad, para que se solucione el tema lo mejor posible. Y eso a expensas de que sea durante quince días y no más». El mandatario del club de Redondela incide en que todavía habrá que esperar algún tiempo más para saber cómo evoluciona el nivel de contagios, pero también se muestra preocupado por el desenlace del torneo: «A ver qué nos dicen en las próximas fechas, pero tenemos ahí la Semana Santa e igual había que recuperar algún partido o, alguno entre semana, con todo lo que implica para equipos como los nuestros, que no son profesionales». Los de Santa Mariña han suspendido también sus entrenamientos hasta nuevo aviso e insisten en que intentarán hacer «todo lo que sea necesario para que el virus no se propague y cause el menor daño posible a la población».

Otro presidente que tiene muy claro que no quiere partidos a puerta cerrada es Manuel Seoane, del Rápido de Bouzas: «Para equipos de Tercera sería un daño irreparable jugar sin público en las gradas. Hay casos como el Estradense-Compostela, en el que no puedes dejar a un club como el de As Estrada sin los ingresos de recibir a un rival así. Y hay otros casos similares». El directivo del club del Pujales duda en todo caso si la medida no será un poco excesiva en su caso concreto: «Yo entiendo de lo mío y habrá médicos o personas con capacidad para decidir cómo frenar los contagios, pero tengo dudas sobre si es más peligroso juntar a 180 o 300 personas en Bouzas o hacerlo en una discoteca por las noches». En la entidad deportiva se muestran en todo caso respetuosos con las decisiones federativas.

Incertidumbre para organizar los entrenamientos en categoría base

En municipios como Cangas y O Porriño, las dudas se incrementan con respecto a la planificación de las próximas semanas.

En un histórico de la Tercera División como es el Alondras, Luis Guimeráns no dudó en que la respuesta de su club era acatar las recomendaciones desde el principio: «Lo primero es la salud y hay que colaborar para que se erradique el virus cuanto antes. De todos modos, en lo deportivo y en lo económico no nos viene nada bien, porque nuestros jugadores no son profesionales y no sabemos cómo vamos a afrontar las jornadas que nos quedan hasta el final de la temporada». Como en el resto de los clubes, rechazaban de plano la opción de jugar sin público y miran al futuro con inquietud: «Aún no nos reunimos en la directiva, pero todo apunta a que aceptaremos la propuesta federativa de suspender los entrenamientos y aguardar a lo que vaya sucediendo».

Incluso más escéptica se mostraba Marta Costas al frente del debutante Pontellas: «No sé si servirá para algo detener la liga dos semanas o si será necesario alargar ese período. De todos modos, nuestra respuesta era un no rotundo a jugar a puerta cerrada, eso era inviable». En una estructura modesta como la del club porriñés, los problemas se multiplican a la hora de modificar calendarios, pero la presidenta tampoco se olvida de sus categorías inferiores: «Los entrenamientos están suspendidos hasta el lunes en todos nuestros equipos. También tenemos que ver lo que hacemos con los niños, si vuelven ellos antes o no».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Visto bueno al parón preventivo