Las obras de la senda verde están paradas al elevarse su coste más de 370.000 euros

La gestión de residuos, el solapamiento con el centro Vialia, taludes inestables y presiones vecinales aumentan el presupuesto un 37 %


vigo / la voz

La creación de la senda verde entre Urzaiz y Teis por las antiguas vías del tren es 370.000 euros más caro que lo que el Ayuntamiento había presupuestado. El costo supera un 37 % el presupuesto inicial, lejos del 20 % máximo de variación que permite el pliego de condiciones. La empresa adjudicataria, Prace Servicios e Obras-Excavaciones y Transportes Manuel Rodríguez, se ha aferrado a esa causa justificada para abandonar la obra.

El Ayuntamiento reconoce que las modificaciones que hay que realizar para desarrollar con éxito los trabajos no son imputables al contratista.

La Junta de Gobierno Local celebrada la semana pasada aprobó iniciar el expediente de resolución del contrato. La empresa ha cobrado 429.912 euros por los trabajos que llegó a realizar. Lo más visible son los únicos 400 metros de paseo que están abiertos desde agosto en la calle Mestre Chané. Se trata de un paseo que utilizan a diario los vecinos de la zona, que hasta ahora carecían de lugares de esparcimiento, pero falta por terminar todo el recorrido hasta el límite con Chapela.

Imprevistos

El desarrollo de los trabajos de la senda ha supuesto una sucesión de imprevistos, de problemas que se han ido presentando sobre la marcha y que han ido encareciendo el proyecto hasta límites que legalmente son imposibles de asumir.

Nada más empezar las obras, la empresa contratada comprobó que el inicio de la senda verde se solapa en los planos con el futuro aparcamiento de la estación intermodal de Vialia. Los ajustes de trazado en el entorno del aparcamiento propuesto obligan a una nueva solución estructural para salvar la pendiente existente en una longitud de más de 100 metros lineales. Los técnicos estiman que costaría unos 150.000 euros de ejecución material, aproximadamente un 15 % de incremento.

En segundo lugar, tras desbrozar y limpiar la vegetación en el resto del tramo, se detectaron taludes inestables, con una altitud de hasta seis metros. Se estima que la estabilización de estos o la creación de muros de contención, a falta de un cálculo detallado, no se haría por menos de 60.000 euros, lo que supone un incremento del coste de otro 6 %. Tras el comienzo de la obra también se descubrió el estado deteriorado de algunos elementos no estructurales ocultos bajo el balastro, que el proyecto recogía restaurar para mantener su uso. Después de que ADIF llevase a cabo la retirada de la vía, tras la licitación de la obra, detectaron la necesidad de reponerlos en algunos tramos, que no están contemplados en el proceso constructivo. Se estima un coste aproximado de 10.000 euros para esta labor.

La gestión de los residuos tras la retirada de la vía supondrá también un costo extraordinario de otros 150.000 euros como mínimo. Las escombros generados no tienen las características que se preveían en el proyecto inicial. Se encarece su tratamiento al ser necesario varias labores de cribado y separación previas, según consta en el expediente. Además, durante el transcurso de las obras se recibieron reclamaciones vecinales sobre la titularidad de terrenos que deben ser aclarados.

Los técnicos recomiendan un nuevo estudio para una segunda licitación

No hay fecha para reanudar las obras para continuar la senda verde hasta Teis. Los técnicos municipales recomiendan en el expediente la creación de un nuevo proyecto constructivo que solvente todas las incidencias detectadas para una posterior licitación. Para el gobierno municipal, será volver a empezar con toda la tramitación administrativa, por lo que podrán pasar meses para que las máquinas puedan volver a trabajar en la zona. Aún no existe ningún acuerdo tomado en la junta de gobierno en este sentido.

El objetivo de la iniciativa es crear una vía verde de 3,6 kilómetros de longitud. El presupuesto inicial fue de 1,4 millones de euros para convertir este espacio en un camino para peatones, ciclistas y usuarios del patinete. El Concello quiere que el tramo mantenga el espíritu ferroviario. Por eso se mantendrán muchas de las catenarias. La senda ciclista dispondrá de áreas de descanso, miradores y paneles informativos. Contará con accesos desde la calle Navarra y la avenida de Buenos Aires. También se quiere hacer una conexión con el carril bici desde Samil a Teis que el Concello lleva a cabo con el apoyo económico de la Diputación. Estas obras también se encuentran paralizadas. El alcalde inauguró a principios de diciembre el tramo a su paso por las calles Camelias y Venezuela, pero los trabajos no continuaron tras el parón de obras que supusieron las fiestas de Navidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las obras de la senda verde están paradas al elevarse su coste más de 370.000 euros