La industria auxiliar cede a la presión de Barreras y acepta volver al trabajo

El astillero saldará a plazos las deudas a las subcontratas del crucero de Ritz, pero no asumirá los impagos de Havila


Vigo / La Voz

La industria auxiliar comenzó a abandonar Barreras el pasado mes de octubre, cuando el astillero se acogió al preconcurso de acreedores, incapaz de asumir el sobrecoste del crucero de Ritz Carlton (80 millones de euros) y de afrontar los pagos pendientes con cerca de 40 empresas subcontratadas

Ahora, el constructor naval tiene un plan para salir adelante, pero necesitaba el apoyo de una sufrida y paciente industria auxiliar, porque sin ella no hay barcos, y tras muchas presiones, e incluso amenazas de rescisión de contratos por parte del astillero, ayer finalmente lo obtuvo. No había alternativa.

El plan de reestructuración de Hijos de J. Barreras cuenta desde el pasado día 2 de febrero, cuando fue depositado en el juzgado, con la adhesión del cien por cien de los acreedores financieros. Pero el documento que libra al astillero de la entrada en concurso y de la liquidación, precisaba además que lo refrendara al menos el 60 % de los acreedores comerciales, es decir, las empresas auxiliares a las que Barreras adeuda 25 millones de euros, por impagos de diferentes proyectos (el crucero para The Ritz Carlton y los dos de la naviera noruega Havila, iniciados e Vigo, aunque finalmente se construirán en Turquía).

Tras una tensa asamblea, la reestructuración de Barreras, bajo el control de Cruise Yacht 1 (naviera vinculada a Rita Carlton) recibió el apoyo del 70 % de la deuda en manos de las subcontratistas del astillero vigués que, una vez más «serán las grandes pagadoras de los despropósitos derivados de una mala gestión», manifestó Enrique Mallón, secretario general de la patronal gallega del metal (Asime) y representante de Uninaval, la sociedad constituida por 36 auxiliares acreedoras. «Después de mucho debate, asumimos el compromiso de seguir trabajando. Era la única solución», añadió.

«Asumimos el compromiso de seguir trabajando, era la única solución»

Alberto Rocha, abogado de Uninaval, explicó que la carta de compromiso asumida por Barreras prevé el pago del 50 % de la deuda a las empresas en la vuelta al trabajo, y el 50 % restante al final, mediante la cesión de derechos de cobro del tax lease que todavía queda pendiente de reintegro por parte de Hacienda al astillero.

Arrimar el hombro

Pero esas condiciones solo serán válidas para las auxiliares del crucero de Ritz Carlton, ya que las afectadas por los impagos de Havila tendrán que esperar a que el astillero enderece el rumbo y consiga más carga de trabajo para cobrar. La alternativa será acudir a los tribunales, según explicó el abogado.

El asesor de Uninaval dio por hecho que algunas auxiliares no volverán a trabajar en Barreras «bien porque ya no sean necesarias o porque no les interese», pero hizo un llamamiento a todas, independientemente de sus circunstancias particulares, para que «arrimen el hombro» y que el astillero «salga adelante».

«Otra vez las auxiliares serán las grandes pagadoras de una mala gestión»

Una vez ratificada la adhesión, que ayer fue comunicada telemáticamente al juzgado, el futuro inmediato de Barreras y pronta reactivación ya solo depende de que el titular del Juzgado Mercantil 3 de Vigo acepte la homologación del plan de reestructuración de Barreras.

A partir de ese momento, comenzará la incorporación paulatina de las empresas subcontratadas por Barreras para continuar con la construcción del crucero Evrima, para The Ritz Carlton, con un nuevo plazo de entrega que, fuentes de la naviera, sitúan en un horizonte de cinco o seis meses.

Grandes expertos en cruceros optan a dirigir el astillero

Cruise Yacht 1, la sociedad constituida por la filial naviera de Ritz Carlton para finalizar la construcción del buque Evrima tiene otro frente abierto, además de conseguir la reestructuración financiera del astillero.

Tres el cese, el pasado 26 de septiembre, del expresidente de Barreras, José García Costas, y de sus colaboradores más directos, a petición Pemex, el accionista mayoritario, el astillero necesita rearmar su organigrama de dirección y sus principales departamentos: desde la dirección general, a la dirección financiera. Además de incorporar equipos técnicos especializados en la construcción de cruceros.

Estos fichajes aparecen reflejados en el plan de viabilidad presentado al juez el pasado 2 de febrero, y el responsable de su contratación, el consejero delegado de Cruise Yacht 1, ha comenzado a agilizar los contactos con los grandes expertos en construcción de buques de pasaje de Europa.

Este es el motivo de una serie de visitas que esta semana han estado recibiendo las instalaciones de Barreras y sus distintos departamentos. Destacan los contactos mantenidos en Vigo con los ejecutivos de Meyer Werft, un gigante alemán especializado en cruceros, cuya central está en Papenburg (Alemania occidental), y que se encuentra en plena fase expansiva, con otra instalación en Alemania oriental, Meyer Neptune; y la reciente implantación en Turquía (Meyer Turku).

A estos directivos, los nuevos responsables de Hijos de J. Barreras le han ofrecido la toma de control de la construcción del Evrima. Pero no solo a ellos.

Un equipo integrado por ocho técnicos del astillero holandés Royal IHC ha estado estos días en Barreras para conocer sobre el terreno el Evrima, por si asumiera la responsabilidad sobre el proyecto de construcción

La visita no es casual y su interés por esta construcción, tampoco. Los técnicos estuvieron en todo momento asesorados por el equipo de Cruise Yacht que encabeza su consejero delegado, Douglas Prothero.

Según fuentes de toda solvencia, la naviera americana ha cerrado un acuerdo para la construcción de dos nuevos cruceros con el grupo holandés que está especializado en grandes estructuras navales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La industria auxiliar cede a la presión de Barreras y acepta volver al trabajo