La Navidad terminó, pero Príncipe sigue a tope de luces led

Una quincena de tiendas de la calle más comercial de Vigo captan la atención del peatón con pantallas gigantes en el escaparate


vigo / la voz

Las luces navideñas no se han apagado del todo en la calle del Príncipe, la más comercial de Vigo. Los leds siguen titilando en las pantallas gigantes que una quincena de tiendas han instalado en sus escaparates o el interior. Es la forma de competir para captar la atención de sus clientes más jóvenes, los de la Generación Z. Se trata de nativos digitales que nacieron con Internet, a partir de 1997, y crecieron en su adolescencia inmersos en las redes sociales y los vídeos de YouTube, Instagram o Tik Tok y que suelen comprar ropa haciendo un simple clic en los comercios digitales o en Amazon.

Para esta generación y para los millennials (ya en la treintena), el escaparate ya no es un expositor de maniquíes de mirada fija sino un espectáculo de luz y color donde las imágenes desfilan en una rueda sin fin al igual que en la pantalla de Instagram. Una publicidad tan hipnotizante y adictiva como pasar horas deslizando el dedo en la pantalla del móvil y haciendo clic en el botón de «Me gusta» a fotos de moda.

Actualmente, en la calle del Príncipe compiten el escaparatismo tradicional de maniquíes con las tiendas que avanzan en su proceso de pantallización. Todas buscan captar la atención del cliente. Los anuncios que se proyectan en grandes monitores led reemplazan a los carteles publicitarios en papel y a las cajas led, que son muy brillantes pero estáticas. Más de quince tiendas han instalado en sus escaparates o en el interior grandes paneles led donde proyectan vídeos promocionales, fotos, textos o anuncios de ofertas, todo acompañado de hilo musical. Algunas son enormes y recuerdan a una pantalla de cine en medio de una discoteca. También se pueden aprovechar para presentar retransmisiones de TV en directo.

La industria de rodaje de vídeos promocionales para las grandes cadenas multinacionales está viviendo una época de gloria. Cada reportaje publicitario ahorra muchos gastos en escaparatismo. Los anuncios de rebajas pueden modificarse digitalmente sin necesidad de imprimir más carteles y muestran el pase de cientos de modelos de prendas sin depender de maniquíes.

Los fabricantes de estas pantallas gigantes destacan que el led es diez veces más luminoso que el monitor de un televisor. Muchos de estos brillantes paneles digitales están colgados en el interior del comercio y generan un gran impacto visual que llama la atención a los transeúntes que caminan por la acera. Los peatones pueden leer sin esfuerzo y desde el exterior, a metros de distancia las letras y números de las ofertas y descuentos.

El aspecto de Príncipe poco a poco se va unificando respecto a otras grandes calles comerciales del mundo. Desde hace varios años, muchas multinacionales colocan publicidad con lemas en inglés en los escaparates, la misma que en otros países. Así anuncian las sales en vez de rebajas y la midseason para los meses entre temporadas.

Las nuevas tecnologías de finas pantallas y de grandes dimensiones que están revolucionando el mundo de la publicidad y el mismo dinamismo ha llegado a Príncipe.

La mayor pantalla publicitaria en Vigo está instalada en la fachada de un edificio de la Porta do Sol y tiene la altura de tres pisos. El centro comercial de las galerías Príncipe también da la bienvenida con un monitor digital que difunde promociones.

El Real Club Celta de Vigo instaló en el interior de la tienda deportiva de su sede de la calle del Príncipe una pantalla panorámica de 24 módulos, dispuestos en dos filas. De línea parabólica, mide más de diez metros y proyecta continuamente anuncios corporativos, hitos del fútbol vigués y ofertas de equipación.

La marca deportiva Decathlon City y La Casa de las Carcasas exhiben también grandes paneles, en su fachada o el interior, en los que el peatón visualizan las novedades en prendas de ocio o protectores de teléfonos móviles. Otros, como Massimo Dutti, reservan sus grandes paneles para el interior.

La recién inaugurada tienda de Pull & Bear, de Inditex, dispone de pantallas de cuatro metros de anchura en el fondo de la tienda y más paneles en sus laterales. De fondo suena música dinámica que alegra a los clientes. En la parte superior hay otra novedad: dos máquinas de pago automáticas, como las de los supermercados, para comprar ropa con tarjeta sin pasar por caja. Quizás sea el siguiente paso en el futuro de las tiendas de Príncipe.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Navidad terminó, pero Príncipe sigue a tope de luces led