El proyecto del Barrio del Cura recibe 56 alegaciones vecinales

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

Residentes del Casco Vello piden corregir el impacto

15 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Un total de 56 alegaciones han sido presentadas al proyecto de urbanización del Barrio do Cura. Ahora el Ayuntamiento tendrá que estudiarlas y contestarlas y ver cuáles se admiten y cuáles no. Las quejas principales hacen referencia a la poca claridad en la información y a la altura excesiva que tendrán los edificios en algunas zonas, donde está previsto levantar nueve plantas. Estiman que con tanto alzamiento se van a producir grandes zonas de sombra sobre las casas más bajas que están situadas en el Casco Vello, por lo que piden mayor retranqueo de los inmuebles más voluminosos. Otras de la sugerencias hace referencia a las zonas verdes. De los 23.564 metros cuadrados que tiene el barrio, los nuevos viales ocuparán 4.070 metros y las zonas verdes 3.380 metros. De entrada ya se han talado árboles de gran porte. Los vecinos piden que hay espacios más amplios para disfrute vecinal en una zona que va a estar intensamente poblada, puesto que va a albergar casi 400 viviendas. También han reclamado que se hagan controles arqueológicos en una zona que puede albergar vestigios históricos.

La futura urbanización mantendrá la fachada de la iglesia neogótica que formaba parte del asilo de las Hermanitas de los Pobres. El asilo se comenzó en 1886 y seis años más tarde se construyó la iglesia. Fue obra del arquitecto Manuel Felipe Quintana, que lo realizó en 1892, aunque las obras no terminarían hasta 1910. Incluso hasta 1939 se le fueron añadiendo elementos. En la fachada principal destaca su frente, dominado por cuatro contrafuertes que la dividen simétricamente en un cuerpo central más ancho y dos laterales más estrechos. También tienen valor las dos hornacinas neogóticas que flanquean los laterales de la entrada y el gran rosetón situado encima de la misma. El edificio termina con un cuerpo prismático y una espadaña sobre una cornisa volada

Las monjas pactaron con el Concello en la época del concejal Xabier Toba que la fachada se trasladase a Navia a la nueva parroquia, pero este extremo no se ha cumplido y el templo de Navia luce una fachada de ladrillos.

En marzo de 2003 la entidad mercantil de Valery Karpin S.L. compró el asilo y demás propiedades de la las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en el ámbito del Barrio do Cura, subrogándose en los derechos y obligaciones de dicha congregación. La escritura pública de compra-venta se otorgó en julio de 2003. Más adelante vino el estallido de la burbuja inmobiliaria y el asilo se convirtió en un lugar de pernoctación de personas sin recursos. El proyecto se ha retomado después de años de paralización por la crisis y por la falta de Plan Xeral. Ahora la promotora Gestilar prevé una gran urbanización de 390 viviendas..