Los comerciantes de Bouzas preparan una decoración navideña alternativa

Los empresarios quieren evitar la fuga de consumidores hacia el centro de la ciudad


vigo / la voz

Los empresarios de Bouzas están preparando una decoración navideña alternativa ante la falta de elementos suficientemente atractivos como para captar a visitantes. Aunque en el barrio se han instalado luces, no hay elementos emblemáticos.

La presidenta de la Asociación de Comerciantes de la Villa de Bouzas, Pilar Cambeiro, señala que en la entidad hay 70 asociados, de los cuales una gran parte son locales de hostelería. «En la pérgola deberían poner algo para llamar la atención. Yo reclamo que en todos los barrios haya algún elemento. No pido solo para Bouzas, sino para el Calvario o Teis, porque todo lo concentran en el centro». Cambeiro señala que el concejal de Comercio, Ángel Rivas, le dijo que iba a enviar un bus para visitar Bouzas, pero «si no encuentran un elementos característicos no van a venir».

La representante de los comerciantes señala que más o menos hay las mismas luces que el año pasado. Existe cierto disgusto porque esperaban más. En cambio, en Alcabre sí han aumentado. «Si no hay una atracción fuerte nadie va a venir», recalca Cambeiro, que desde hace 18 años preside la asociación y quiere dejar el cargo en cuanto pasen las fiestas. Antes tendrá que dar cuenta a los asociados y a la Xunta de la gestión. Los miembros de la entidad pagan unas cuotas bajas de 20 euros al año.

Eloy Piñeiro, vicepresidente de la asociación de vecinos, coincide en que la decoración navideña de este año es «muy pobre». En la alameda, el alumbrado recorre el bulevar pero las luces son más discretas que el año pasado. En Casiano Martínez «no hay ninguna y vivimos mil personas», dice Juan Antonio Rodríguez. Pero en Tomás Alonso sí hay arcos. Cada uno de ellos tiene ocho bolas doradas. Pero, según la comerciante Cristina Fernández, «se encuentra el último tramo muy espaciado. Hay mucha distancia respecto al juego de luces que le precede», dice desde su establecimiento, situado cerca de la alameda. En efecto, el anterior juego de luces se encuentra a unos 150 metros de distancia.

Las pocas luces unidas al temporal han hecho que el barrio esté casi vacío estos días. Por eso no es de extrañar lo que ocurrió ayer en la alameda al mediodía, cuando una señora fue asaltada a plena luz y casi delante de los comerciantes por una pareja que le arrebató una pulsera que lucía.

Ante la falta de alicientes, el hostelero Benigno Couso Prado, titular de unos de los restaurante de referencia, el Patouro, ha llevado a cabo su propia decoración navideña instalando un gran árbol y juegos de luces en la fachada del edificio donde se ubica su negocio y ha llevado a cabo su propia inauguración con nieve artificial incluida. Couso tiene el local en la zona de bares y restaurantes donde apenas se nota la iluminación navideña aunque hay algunos arcos. «La periferia está un poco excluida de los festejos», asegura el hostelero que dice que la zona tiene que luchar contra a reducción de público y superar dificultades como la falta de estacionamientos que hay en la vía pública. Hay pocas plazas de aparcamiento.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los comerciantes de Bouzas preparan una decoración navideña alternativa