Andalucía releva a las Rías Baixas como puerta de entrada de la coca

Las provincias de Pontevedra, Madrid y Barcelona suman el 60 % del tráfico de heroína


Pontevedra / la voz

Los últimos informes del Ministerio del Interior relacionados con el tráfico de estupefacientes ponen de manifiesto las variaciones que está actividad ilícita está teniendo y como los clanes de la droga pontevedreses, paulatinamente, se han ido decantando por la heroína -su distribución conlleva un mayor beneficio económico- en detrimento de la cocaína. Esto explica el hecho de que, «por provincias, sobresalen Barcelona, Pontevedra y Madrid, cuyas incautaciones representan el 60 % del total incautado» en toda España.

Eso sí, estos decomisos han experimentado un descenso considerable en los últimos meses. De este modo, en la última memoria de Interior, se refleja que, mientras en el 2017 «se produjo un repunte significativo de las incautaciones, debido a una incautación de 264 kilos en el puerto de Barcelona», en el 2018 «se ha vuelto a valores similares de años anteriores».

De hecho, los 251 kilos aprehendidos el año pasado suponen una reducción del 52 %, pero se sitúan en valores muy parecidos a los de ejercicios precedentes. Así, en el 2016 se incautaron 253 kilos, mientras que un año antes habían sido 256 y en el 2014, 244.

De igual modo, la presión policial parece estar detrás del desplazamiento geográfico que parece estar teniendo el tráfico de cocaína. Si en el pasado reciente, el litoral pontevedrés fue considerado como una de las puertas de entrada de esta droga no solo en España, sino en toda Europa, en la actualidad parece que el relevo lo han tomado algunas provincias del sur de España.

«Las provincias de Cádiz, Las Palmas y Málaga destacan como las de mayor cantidad aprehendida de esta droga, principalmente debido a las incautaciones que se producen en los puertos», refieren desde Interior. En esta memoria anual se advierte, asimismo, de que continúa «la tendencia al alza de las cantidades incautadas, con un aumento del 18 % respecto a 2017».

Y es que si en este último ejercicio las fuerzas y cuerpos de seguridad consiguieron sacar del mercado negro un total de 48.453 kilos de cocaína, un año antes habían sido 40.960. Sin embargo, uno de los aspectos que más preocupa de esta escalada en las intervenciones es que se trata de cifras que superan con creces lo que hasta ahora se venían decomisando, de tal modo que en el 2016 se localizaron 15.629 kilos cuando el año antes habían sido 21.621 y en el 2014 fueron 21.685.

Estas intervenciones vinieron acompañadas de una serie de arrestos, de tal modo que en todo el territorio nacional fueron detenidas 1.655 personas por tráfico de heroína, un número que se multiplicó hasta las 6.833 personas en el caso de la cocaína. En este último ámbito, las principales nacionalidades de los detenidos son española, colombiana y marroquí.

Hachís y marihuana

La radiografía al tráfico de estupefacientes que realiza Interior en su más reciente memoria anual pone de manifiesto, por otro lado, que Pontevedra es receptora de otras sustancias estupefacientes. Es el caso del hachís, que entra desde África a España a través, principalmente, de Cádiz, Málaga, Huelva y Almería para, posteriormente, ser desplazado por carretera hasta las Rías Baixas. En la actuación, «España sigue siendo el país europeo que mayor cantidad de resina aprehende -72 % del total-».

En cuanto a la marihuana y las plantas de cannabis, y pese a que periódicamente se producen operativos policiales contra cultivos ilegales, lo cierto es que Pontevedra está muy lejos de las cifras de Barcelona, Gerona, Almería o Granada, localidad esta última en la que algunos barrios están sufriendo habituales cortes de luz debido a la expansión de los cultivos en interior de viviendas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Andalucía releva a las Rías Baixas como puerta de entrada de la coca