El Reconquista parte desde cero con vocación de club profesional

Balonmano La entidad viguesa compite con su primer equipo en la última categoría


redacción / la voz

Los problemas para la continuidad del Academia Octavio corrieron como un reguero de pólvora, hace unos meses, entre sus seguidores y -en particular- los padres de sus jugadores de categorías inferiores. Así lo relata Jose Cerillo, una persona clave en lo que fue el germen del nuevo Club Balonmano Reconquista.

«Un grupo vinculado a los niños de la base se puso en contacto conmigo y, aunque yo no estaba animado a meterme en un proyecto así, la verdad es que tenía muy avanzado un modelo de club que íbamos a vincular al Celta y que al final no se llevó a cabo. Sabíamos que arrastraríamos a socios y también había otro núcleo en el Galicia Social, porque se comentaba que no iban a seguir con las categorías masculinas, así que nos pusimos manos a la obra», explicó el que fue extremo izquierdo y capitán del Octavio, retirado solo unos años antes.

Además, el movimiento que modificaba los cimientos del balonmano vigués contaba con una opción de ocupar una vacante en la Primera Nacional, comenzando así a un nivel que resultaba interesante: «Comenzar en categoría estatal nos animaba y, de hecho, contábamos con el apoyo total de la federación gallega, pero la española se opuso a última hora y tuvimos que cambiar toda nuestra programación sobre la marcha». Incluso el grupo noroeste se quedó cojo con quince equipos, pero el nuevo Reconquista tuvo que caerse hasta la Segunda Autonómica.

Una carrera de fondo

Cerillo asume que en principio, la salida será un poco más complicada, pero recuerda que se trata de una carrera de fondo: «Nos costará más en estos primeros años, pero la planificación ya estaba confeccionada con objetivos a medio y largo plazo. Sabemos como vamos a trabajar para conseguirlos y contamos con respaldos que son de agradecer en empresas como Seganosa, Capitán Banner y Rodosa».

La organización de la nueva entidad está bien definida y la directiva la preside un economista del prestigio de José Francisco Armesto, que desempeña su labor profesional en el Consello Económico e Social de Galicia. El citado Cerillo es la bisagra entre la cúpula rectora y la dirección deportiva: «Soy una especie de director general que actúa como nexo entre los responsables de la gestión financiera y los deportivos. En la primera tenemos personas relacionadas con el mundo de la empresa, un director de banco y un abogado. En la otra, que realmente saben de balonmano, técnicos entre los que Jota es la cabeza visible».

Además de entrenar al primer equipo, José Ramón Muñoz Jota, coordina esa área deportiva, teniendo en cuenta su experiencia en el panorama del balonmano olívico, tras pasar por diversos clubes y el organigrama de la propia federación gallega.

Por ahora, el Reconquista trabaja de modo directo con cuarenta niños integrados en sus equipos de alevines e infantiles, pero esa cifra crecerá con toda seguridad en los próximos años, en parte gracias a una relación fluida con entidades vecinas. En ese camino, su director general insiste en que la financiación privada debe ser el pulmón, más allá de subvenciones institucionales: «Queremos ser muy rigurosos con los presupuestos y que el apoyo empresarial sea mayoritario. El Concello nos apoya en el aspecto logístico, proporcionándonos la opción de entrenarnos en As Travesas y también han contado con nosotros para las escuelas municipales».

En la cancha van ya tres victorias seguidas del sénior y en las redes pulula el #SomosReconquista como en las marquesinas el conciso «vuelve» junto al escudo del club.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Reconquista parte desde cero con vocación de club profesional