Dimite la mitad de la directiva de Ciudadanos en Vigo denunciando enchufismo en el partido

La voz

VIGO

El coordinador, Gregorio García, se da de baja del partido y lamenta que en la dirección autonómica haya «pequeños caciques venidos a más»

21 oct 2019 . Actualizado a las 22:14 h.

Ciudadanos Vigo ha sufrido un revés a escasas semanas de las elecciones generales. El partido ha visto cómo cuatro de los siete miembros de su junta directiva han presentado su dimisión, al tiempo que se han dado también de baja como afiliados. «El declive de la esencia moral de la marca en Galicia está provocando la huida de militantes y de talento», ha dicho el coordinador dimisionario del partido en Vigo, Gregorio García. «La situación es insostenible. Ciudadanos Galicia se ha convertido en un instrumento para colocar y enchufar amigos», ha denunciado. Ha cargado contra la dirección autonómica de la formación y su «deriva autoritaria».

«Ocurre cuando hay personas que en vez de pensar en el proyecto general y buscar lo mejor, anteponen intereses individuales», ha asegurado el secretario de organización autonómico, Laureano Bermejo, en un comunicado. La diputada del partido naranja por la provincia de Pontevedra en esta legislatura fallida, Beatriz Pino, ha repetido esta mañana en la ciudad el mismo argumento.

Gregorio García denuncia que hay «pequeños caciques venidos a más» que «dilapidan los valores de trabajo, respeto, humildad y sentido común que imperan en Ciudadanos». Asegura que se va «feliz y satisfecho del trabajo realizado».

Pese a esas críticas, el partido de Albert Rivera intenta restarle importancia a lo ocurrido asegurando que «son cosas que pasan en todos los partidos» y añadiendo que siempre tienen sus puertas abiertas para nuevas incorporaciones o para salidas. Desde Ciudadanos Galicia aseguran que seguirán trabajando. «El partido es mucho más que cuatro miembros de una Junta Directiva», ha apostillado Laureano Bermejo, secretario de organización en Galicia.

Ninguna de las dos partes ha querido responder directamente a las duras acusaciones de la otra.