El bipartito de A Guarda está herido de muerte tras renunciar el BNG a cobrar

Los nacionalistas dicen que hicieron todo por un pacto «que non é viable polas inxerencias do alcalde»


A GUARDA / LA VOZ

El pacto de A Guarda entre el PSOE y el BNG está herido de muerte. Los nacionalistas presentaron ayer la renuncia a su salario y pidieron su baja en la Seguridad Social del Concello explicado su paso al frente. «Durante estes tres meses os concelleiros nacionalistas fixeron todo o posible por levar adiante o pacto de goberno, que ante as inxerencias do alcalde non é viable», explicó el edil y portavoz, Anxo Baz. No utilizan en ningún momento la expresión de ruptura ni de quién lo habría roto, aunque se infire que consideran culpables al PSOE «por interferir nas nosas competencias». Tampoco conjugan el verbo cesar aunque llevan semanas retando al alcalde a que rompa él ese vínculo sin que el regidor haya cogido el guante amparándose en que «ninguén rompeu o pacto de goberno». De hecho el regidor socialista declinó ayer hacer una valoración sobre la situación del bipartito plazándola a la rueda de prensa que ha programado para hoy a la una de la tarde. Sin embargo en la convocatoria ya se habla en pasado. «Diante da renuncia presentada polos concelleiros do BNG, que formaba parte do equipo de goberno», recoge la previsión emitida por el Concello a media mañana.

Los dos grupos llevan semanas deshojando la margarita, a raíz de las sus posturas enfrentadas sobre el proyecto de humanización de la calle Concepción Arenal. Airearon públicamente sus discrepancias porque ya llevaban tiempo sin comunicaciones internas, como quedó patente en el pleno que, a instancias de la oposición, se celebró para que el bipartito explicara su proyecto para esa vía tras un importante levantamiento social.

Esa sesión, la más concurrida y tensa del mandato, era la crónica de la muerte anunciada ayer. Ni el PSOE ni el BNG dieron un paso atrás en sus posturas. El alcalde anunció la inminente apertura de esta calle al tráfico rodado «como vía de acceso principal al puerto» y, el edil nacionalista, responsable del área de Mobilidade, defendió el plan de peatonalización de su grupo advirtiendo de nuevo sobre las injerencias del alcalde en su área.

«Por una cuestión de interés general». Así excusó el alcalde su incursión en el área del BNG cuando decidió abrir el tráfico en Concepción Arenal e insistiendo ese día en que «así se acordó en el pacto de gobierno con el BNG». Aunque las dos fuerzas estaban en esa reunión, la lectura de la misma es diametralmente opuesta y, cuando el regidor optó por abrir la calle, el BNG advirtió de nuevo de esas injerecias que, según el comunicado de ayer «constatamos que o alcalde non ía deixar de facer».

«A veciñanza votou un cambio de rumbo que se traduciu na entrada no goberno do BNG, con cinco concelleiros, un reto que asumiu dende o primeiro día cunha actitude positiva e colaborativa», señalan. Aseguran que «durante este tempo fixemos todo o posible por levar adiante un pacto que, ante as inxerencias do alcalde, non é viable, non vimos a ser cómplice das súas políticas continuistas e por iso solicitamos a baixa da Seguridade Social e renunciamos ao salario así como ás funcións de goberno», explica Anxo Baz. Considera que «as políticas do PSOE perxudican gravemente á veciñanza da Guarda» y mantiene el compromiso con su proyecto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El bipartito de A Guarda está herido de muerte tras renunciar el BNG a cobrar