Los camioneros búlgaros del mayor alijo de heroína alegan que venían a cargar vino a Galicia

El supuesto conductor del coche lanzadera: «El camionero me pidió perdón en la cárcel, se metió en esto por dinero»


Vigo

Los camioneros búlgaros implicados en el mayor alijo de heroína interceptado desde hace veinte años prestaron hoy declaración en los juzgados de Vigo. El conductor explicó que hicieron una ruta en agosto del 2017 por media Europa, pues cruzaron por Bulgaria, Chequia, Alemania y en Madrid descargaron chocolate. Luego, se dirigieron a cargar vino a Caldas de Reis, donde tuvieron una avería y pidieron a un mecánico búlgaro que les ayudase. Esa noche fueron detenidos cerca de una nave de la localidad pontevedresa. En un habitáculo de la cabina levadiza, la Policía halló 58 kilos de heroína. 

El chofer, que declaró con la ayuda de una intérprete, asegura que no sabía nada de ese compartimento secreto y negó ser el hombre visto cerca de la nave y que vestía camiseta blanca y pantalón corto a pesar de que sale retratado así en la foto de un periódico.

 También fue interrogado el falso mecánico búlgaro que circulaba en un coche escoltando el camión desde Bulgaria. La Fiscalía antidrogas sospecha que era el coche lanzadera pero el supuesto mecánico dice que cerró su taller en Bulgaria en las vacaciones de agosto para viajar a España y aprovechar para arreglar una avería de la pérdida de aire y problemas en las luces en el motor del camión de su cliente. 

El fiscal le preguntó al falso mecánico detalles técnicos del camión de la droga y este solo dijo que tenía un motor diésel. Se reunió con el camión en Caldas de Reis y se alojó en un hostal de la zona con el resto del grupo, con los que se encontró en el pueblo en plena madrugada. 

El mecánico le pidió explicaciones al chofer por implicarle en un tema de drogas. «En la cárcel me pidió perdón, que él necesitaba dinero y se metió en esto», dijo.

Confiesa su participación

Un joven búlgaro, acusado de descargar al mayor alijo de heroína en 18 años, se declaró culpable en el juicio contra una banda supuestamente dirigida por un narcoabogado de Vigo. El joven señaló con el dedo ante al tribunal al abogado Manuel E.M., sentado en el banquillo y el único de los doce acusados que sigue libre. El autor confeso reconoce al abogado y lo sitúa en el escenario minutos antes de la descarga.

El joven, de 24 años, tenía problemas con la adición y contó que una persona lo contrató en su país para hacer una descarga de droga en Galicia. «Me ofrecieron 10.000 euros», dijo. Se trasladó desde Bulgaria y se alojó en un hotel de Vigo hasta que otro cómplice lo llevó en coche a una nave industrial de Caldas de Reis para hacer la descarga de la droga. El joven descargador vio en la nave al supuesto narcoabogado y jefe de la banda y a dos cómplices arousanos, uno de ellos el lugarteniente. Señaló a Manuel E.M. y dijo: «Este hombre me dio una bolsa con dinero, luego de fue y más tarde llegó el camión». Contó que tras desatornillar la cabina sacaron los fardos del alijo. «Me dijeron que los chóferes no sabían nada de la operación», afirmó en el juicio para exculpar a sus compatriotas. Luego, se encargó de guardar el dinero en el camión.

Otro búlgaro que participó en la descarga admitió que «no sabía que era droga».

;
Ante el juez la trama del mayor alijo de heroína en veinte años Vigo acoge la celebración del juicio, que ha puesto en el banquillo a once personas

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los camioneros búlgaros del mayor alijo de heroína alegan que venían a cargar vino a Galicia