Miles de conductores se saltan la prohibición de ir por Gran Vía

El Concello restringe el paso a residentes, motos y transporte público, pero no se cumple


vigo / la voz

Las obras de la Gran Vía han creado un embudo al quedar habilitado un solo carril de subida y otro de bajada entre las calles María Berdiales y Venezuela. Para evitar grandes atascos , el Concello ha prohibido la subida de vehículos hacia la plaza de España. Solo pueden transitar en esta dirección los residentes, los autobuses, taxis, motos y vehículos de servicios. Así está indicado metros antes de encarar la Gran Vía mediante unos paneles informativos colocados en la calle Urzaiz. A los conductores se les obliga a continuar por Urzaiz aunque vayan a la Plaza de España, Ourense, Portugal o para tomar la autovía A-55.

Sin embargo, miles de conductores hacen caso omiso a diario de esta prohibición y se cuelan en la Gran Vía para dirigirse a su destino. Ayer se pudieron contabilizar más de 300 vehículos en una hora. La consecuencia son los atascos frecuentes en la Gran Vía. El tráfico sería más fluido si se cumpliese esta señalización, pero las retenciones se mantienen por la imposibilidad de la Policía Local de controlar todos y cada uno de los vehículos que pasan por este lugar.

No es la única infracción que se comete a todas horas en la Gran Vía. Cientos de conductores cruzan a diario una línea continua en el trayecto de bajada. Desde la Plaza de España, los conductores que deseen continuar por la Gran Vía deben situarse en el carril de la izquierda. El carril de la derecha obliga a torcer hacia la calle Venezuela.Una línea continua prohibe seguir por la Gran Vía. Sin embargo, es muy frecuente observar vehículos saltándose esta marca vial, lo que también provoca que el tráfico se ralentice.

La situación se puede agravar a partir de hoy mismo, con el comienzo del curso escolar. Miles de estudiantes se incorporan hoy a las aulas. Los autobuses del transporte escolar y los vehículos de los padres que llevan a sus hijos a cada uno de los colegios que se encuentran en el entorno de las obras se sumarán hoy al tráfico habitual.

Refuerzo

El Concello reforzará los controles de la Policía Local en las horas punta para agilizar el tráfico en una zona complicada a causa de estas obras. Esta situación perdurará al menos hasta el mes de marzo, que es la fecha prevista para la conclusión y para que los vigueses puedan estrenar las cintas mecánicas con las que podrán subir sin esfuerzo el principio de la Gran Vía. No obstante, el alcalde no se atrevió a prometerlo «porque las fechas las carga el diablo», dijo Abel Caballero.

El Concello abrirá un paréntesis durante la época navideña. A mediados del mes de noviembre, coincidiendo con el encendido de las luces de Navidad, está previsto que la Gran Vía recupere todos los carriles de subida y bajada para no perjudicar al comercio durante esta época de muchas compras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Miles de conductores se saltan la prohibición de ir por Gran Vía