Conde cifra en 60 millones la deuda de Vulcano y aborta las «falsas expectativas»

El conselleiro recuerda el rescate del año 2012 y que aún se deben siete millones de los trabajos del último ferri entregado


vigo / la voz

El conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, cifró en 60 millones de euros la deuda de Factorías Vulcano por lo que considera que «debemos asumir la realidad» y no se deben generar «falsas expectativas» en torno a la empresa naval por cuanto el astillero atraviesa una situación de «enorme dificultad», por este agujero en las cuentas. Precisó que gran parte de esta deuda es histórica pero que hay otra parte, que asciende a 7 millones de euros que son fallidos del último ferri, el Villa de Teror, que se construyó para la naviera Armas. Para acabar este barco, la constructora naval pidió a las empresas auxiliares que le rebajasen sus pretensiones económicas. Ante la disyuntiva de no cobrar nada o recibir menos dinero, la plataforma de empresas acabó aceptando a regañadientes esta salida que ha tenido sus consecuencias en un centenar de empresas del mundo auxiliar.

Tras asistir a la apertura de la feria Mindtech, Conde reiteró que en estos momentos les corresponde al administrador concursal y al juez adoptar las decisiones que consideren sobre Vulcano, y añadió que no tiene constancia de «ninguna oferta concreta» por este astillero. En todo caso, insistió en que «le corresponderá en su momento» al administrador concursal valorar posibles ofertas y concretar «la forma de darle viabilidad en el caso de que haya un inversor interesado».

Conde aseguró que la Xunta mantiene un «puente abierto» con el administrador concursal y con los trabajadores de Vulcano, y que trabajará para «identificar cualquier iniciativa viable y solvente, pero no debemos crear falsas expectativas».

Señaló que la Xunta «estuvo en todo momento apoyando a Vulcano cuando precisó de su ayuda», como cuando evitó la liquidación en 2012 o facilitó en 2017 que rematara la construcción del ferri para Armas, que entregó en junio. Pero en estos momentos, reiteró el conselleiro, «tenemos que asumir la realidad. Vulcano tiene una deuda de 60 millones de euros, 7 millones fallidos en la construcción del último ferri. Por lo tanto, estamos en una situación realmente compleja».

La deuda recae principalmente en los proveedores porque los trabajadores se han ido de vacaciones y a la espera de la resolución judicial sin deudas pendientes debido a las negociaciones que llevaron a cabo el comité de empresa y los sindicatos que han dado y siguen dado la batalla para el mantenimiento de la factoría naval.

Juzgado

Mientras tanto el juzgado de lo mercantil ha dado un plazo de quince días a las partes involucradas en la liquidación del astillero para que presenten sus alegaciones al expediente de extinción de los 69 trabajadores que quedan en la empresa. Hay otros cuatro trabajadores que en los últimos meses se han desvinculado de la compañía. Algunos de ellos han recalado en el astillero Barreras, que tiene una gran carga de trabajo. Del total de la plantilla hay 30 empleados veteranos y el resto son personas más jóvenes. En su resolución trasladada a la empresa y a las partes se pone de relieve que para llevar a cabo la liquidación hay una serie de gastos imprescindibles.

Uno de los problemas a los que se enfrenta la plantilla que ya cuenta con una edad madura es que solo les quedan 14 meses disponibles de paro ya que han ido agotando prestaciones de desempleo en los últimos tiempos en los que el astillero estuvo al ralentí a la espera de que se pactase la finalización del barco que consiguió llevarse a cabo con el trabajo y las renuncias de las empresas auxiliares.

Los trabajadores han reclamado que el expediente de regulación de empleo no sea extintivo sino temporal, de manera que se otorgue un margen de unos meses para que pueda aparecer un empresario que de continuidad a la actividad industrial, cosa que hasta el momento no se ha producido. El presidente del comité de empresa Nicolás Sangabriel ha expresado su preocupación por l hecho de que una vez extinguida la relación contractual con la actual plantilla pueda aparecer un inversor interesado en las instalaciones. Vulcano dispone de las segundas gradas más grandes de España con capacidad para construir barcos de hasta 170 metros. Actualmente la empresa no dispone de un sistema de tren para elevar barcos para reparar, pero si hubiese una empresa interesada podría levarse a cabo una reforma de este tipo.

La situación preocupa en los sindicatos y en otros astilleros. Aunque otras constructoras navales van bien, todavía no se han solventado los problemas de impagos en el astillero Hijos de J. Barreras. En esta factoría hay dos barcos parados de Havila.

69

Trabajadores

Son los que quedan en plantilla tras la marcha de cuatro personas

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Conde cifra en 60 millones la deuda de Vulcano y aborta las «falsas expectativas»