El paso a nivel de O Porriño sigue fallando 3 años después del accidente

ADIF no prevé quitar las vías del centro pese a las demandas políticas y vecinales


vigo / la voz

Tres años después del accidente de tren de O Porriño que se cobró la vida de cuatro personas, nada ha cambiado en el tramo ferroviario a su paso por esta localidad. Los vecinos continúan soportando día a día un paso a nivel que divide el centro urbano y lo paraliza cada vez que se bajan las barreras para dar paso a algún tren. Los representantes municipales mantuvieron varias reuniones con responsables de ADIF. Los vecinos también salieron a la calle para pedir la supresión de las barreras. Pero no hay atisbo de que vayan a suprimirse ni a medio ni a largo plazo. De vez en cuando, el paso a nivel no deja de causar indignación entre el vecindario cuando falla, cuando las barreras no bajan como es debido para garantizar la seguridad. ADIF detectó el pasado mes de mayo hasta tres fallos de funcionamiento en el dispositivo de seguridad. La última avería duró 90 minutos, tiempo en el que se mantuvo la circulación de trenes, pero con una reducción de velocidad de paso para evitar cualquier riesgo. Según portavoces de ADIF, se trata de fallos que pueden estar provocados porque alguien toca las barreras o algún coche impacta contra ellas. «En cualquier caso, en el momento en el que falla el sistema, el maquinista recibe un aviso en cabina un kilómetro antes para que reduzca la marcha y atraviese el paso a nivel a una velocidad mínima que le permita frenar el convoy de inmediato si se encontrara a algún peatón o vehículo en las vías», señala un portavoz.

Los vecinos lamentan que el accidente de tren no haya servido para que la compañía se replantee cambiar el trazado para evitar el paso de los trenes por el casco urbano.

«La situación no ha cambiado, pero me parece que la gente se ha vuelto más precavida y ya no cruzan tanto con las barreras bajadas», opina Loli Míguez, vecina del municipio. «No creo que a corto plazo vaya a desaparecer el paso a nivel», añade.

Carlos Vaqueiro, otro vecino de la zona, recuerda la última vez que falló el paso a nivel. «Fueron dos días seguidos quedaron las barreras levantadas, pasó gente y menos mal que se dieron cuenta y se evitó una catástrofe, pero ya no es la primera, ni la segunda ni la tercera», lamenta. «Lo que le duele a O Porriño es el paso a nivel, que colapsa el pueblo», critica también Teresa Fernández Campo, comerciante portavoz de la plaza de abastos. Reme Leirós se muestra optimista y cree que algún día desaparecerá el paso a nivel. «Sería fantástica la idea pero hacen falta muchos millones. Algún lo conseguiremos», señala.

A los vecinos de O Porriño tampoco les gusta que haya trenes que pasen a más de 100 km/h por el centro urbano. Tras el accidente, los ferrocarriles redujeron su marcha, pero aquella medida solo duró unos meses.

Tres años después del siniestro, ya hay una explicación oficial de lo sucedido. La comisión de investigación de accidentes ferroviarios señaló en su informe que el tren Celta descarriló por un exceso de velocidad al ser conducido a una vía desviada. Ponen la lupa en la «falta de atención del maquinista», que no obedeció las señales que le obligaban a reducir la velocidad a 30 km/h, pese a haber reconocido las señales ópticas y acústicas del sistema analógico ASFA. Por contra, entró en el desvío a 110 km/h, una velocidad que expulsó el tren de los raíles, provocando cuatro personas muertas y 47 heridos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El paso a nivel de O Porriño sigue fallando 3 años después del accidente